Mónica Oltra sobre los centros de menores en Valencia: "Se han tapado cosas durante años"

Mónica Oltra en una imagen de archivo
GENERALITAT
Actualizado 20/05/2017 15:11:48 CET

Dice que no recibió el informe de Fiscalía sobre Monteolivete y de manera informal hasta enero cuando ya se había decidido cerrar el centro

VALÈNCIA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha subrayado que su departamento trabaja "desde el minuto uno" para asegurar la adecuada atención en los centros de menores. "Estos niños no tienen voz y por eso se han tapado durante años un montón de cosas y mientras yo esté aquí, que no lo dude nadie, estos niños tendrán voz, dignidad y respeto y los defenderé de cualquier abuso de poder. Ya puede venir el PP, la congregación de quien quiera o el sursum corda, que aquí los niños valencianos tienen la línea de defensa que es la Generalitat".

 

Mónica Oltra ha realizado estas manifestaciones en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell a preguntas de los medios sobre los casos de supuesto maltrato en un centro de Segorbe (Castellón) y falta de mantenimiento detectado en otros y, en concreto, por el informe realizado por la Fiscalía en el que advertía de las malas condiciones de las instalaciones del de Monteolivete, en València.

 

Al respecto, la vicepresidenta ha subrayado que dicho informe fue trasladado de manera "informal" en enero de 2017, cuando la Generalitat ya había tomado la decisión de cerrar el centro tras producirse un caso de presuntos abusos sexuales entre menores. Además, ha puntualizado que "en estos momentos" en la Conselleria "no hay constancia de que haya entrado el acta de inspección de Fiscalía con registro de entrada" y, por eso, se sigue "rastreando". A la pregunta de un periodista sobre cómo es posible que no se tuviera conocimiento, la consellera ha respondido: "¿Cómo es posible que no lo supiéramos?. La misma pregunta me hago yo".

 

Interrogada sobre los motivos por los que las instalaciones no fueron clausuradas antes, Oltra --que ha leído un "cronograma" con todos los pasos y reuniones mantenidas durante el proceso, entre otras con representantes de la Fiscalía, la Policía y el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues -- ha hecho notar que a los menores hay que reubicarlos salvando lo que ha calificado de "tetris" y, para eso, no hay "una varita mágica".

 

En este sentido, ha remarcado que sí habría sido posible hacer el traslado de los niños antes de Fallas si hubiera prosperado la iniciativa de habilitar unas instalaciones privadas que se cedían en l'Eliana (Valencia), pero que no se materializó porque el alcalde supeditó autorizar la licencia para poder pernoctar a la aprobación de los vecinos y estos no accedieron para no "tener problemas" y que sus casas perdieran valor.

 

Entonces, ha relatado, se acudió al "plan B", que pasa por reubicar a los menores del centro de Buñol a familias o a otros espacios y trasladar allí a los Monteolivete. La razón de retrasarse tres meses se debió a que se optó por dejar que los niños acabaran el curso escolar en sus actuales colegios. De forma paralela, ha recordado el proyecto para habilitar el nuevo centro de recepción de menores en Llíria (Valencia) pero ha hecho notar que las obras tardan y que no estará listo hasta a partir del segundo trimestre de 2018.

 

Asimismo, ha aseverado que cuando llegó a la Conselleria el actual equipo, había en ese centro --con capacidad máxima para 56 personas-- 80 niños y ahora hay 41. "Que qué ha hecho la Conselleria? Pues hemos trasladado a todos los niños que hemos podido", ha exclamado Oltra, que ha agregado que otra de las cosas que también ha hecho su departamento en este tiempo es informar de la situación a todos los portavoces parlamentarios en la materia de todos los partidos, "incluido Juan José Zaplana, del PP".

 

"AQUÍ TODO EL MUNDO SABÍA LO QUE ESTABA PASANDO"

 

"Aquí todo el mundo sabía lo que estaba pasando, incluida la oposición porque les informé yo y espero que no lo nieguen y aquí se está trabajando desde el minuto uno", ha sentenciado. En la misma línea, ha remarcado que han mantenido reuniones "prácticamente cada 15 días" con representantes de la Fiscalía. "Los veo más que a mi extensa familia", ha ironizado, al tiempo que ha recordado que el centro de Monteolivete está clasificado como de recepción y la ley no permite mezclar a esos menores con los de recintos de otra tipología.

 

"Sí hemos pecado de una cosa --ha continuado--, de habernos creído el prejuicio de que si los gobiernos del PP algo podían tener potable era la política familiar. Pero ¿para qué tanta familia y luego tener a los niños así?".

 

Asimismo, ha señalado que existen dos actas de 2008 y 2011 donde ya se advertía de que había que desmasificar el centro. "Y nosotros no llegamos hasta 2015, me gusta recordar ese pequeño detalle, sobre todo para los que nos preguntan qué hemos estado haciendo estos dos años; pues a mí me gustaría preguntar qué hicieron otros durante 20".

 

Acerca del centro de Segorbe (Castellón), ha detallado que el informe de la inspección de la Generalitat se recibió el 18 de abril y que había

"indicios" de que los niños consumían comida "caducada de la que tira el supermercado" y recibían duchas de agua "a 15 grados, que es la temperatura aproximada del Mediterráneo en invierno". En este punto, ha recalcado que la respuesta de la propia directora del centro no fue negar que los menores consumieran comida desechada de los supermercados, sino negar que fueran solos.

 

"¿Qué mensaje le estamos lanzado a unos niños que tienen un trauma previo diciéndoles que ellos tienen que comer lo que no quieran los demás? ¿Qué opinaría un padre al que le dijeran que a su hijo en el comedor de su colegio le ponen comida caducada?", ha inquirido.

 

Sobre este caso de Segorbe, ha resaltado que algunos de los menores han sido trasladados a otros centros gestionados por la misma congregación religiosa, porque el problema "no es con la congregación, sino con aquellos que no traten a los niños como toca".

 

NIEGA "CORTINA DE HUMO"

 

Mónica Oltra ha negado que las informaciones desveladas sobre el estado de estos centros sea "una cortina de humo" para desviar la atención sobre los impagos a los gestores. Ha dicho sobre esta cuestión que, mientras continúe la "infrafinanciación" dependen de la llegada del FLA y que, por eso, se trabaja para abrir una línea a través del instituto valenciano de finanzas que permita avanzar el dinero.

 

Ha aludido en concreto al caso de los trabajadores de Emaús, sobre los que ha comentado que se ha pagado hasta febrero y que si no cobran "no es por culpa de la Generalitat" sino porque la empresa "hizo un agujero de 23 millones de euros, cinco de ellos con la Seguridad Social y el antiguo gobierno del PP no se dio cuenta".

 

Oltra se ha referido, por otro lado, a la dimisión la secretaria territorial Rosa Aragonés --que fue directora general durante el gobierno del PP-- y ha asegurado que su trabajo ha sido "inmaculado" por lo que ella misma le pidió ayer que no se fuera, aunque ha dicho que entiende que "la presión mediática" o las razones que tenga le hayan llevado a tomar esa decisión.

 

Finalmente, la consellera ha expresado su opinión de que "todo el sistema de menores tendría que ser público porque trabaja con material muy sensible que no puede entrar en colisión con intereses de determinadas entidades privadas, aunque sean sin ánimo de lucro".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies