El oricteropo, el bebé más "feo y tierno" de Bioparc Valencia, ya se deja ver

 

El oricteropo, el bebé más "feo y tierno" de Bioparc Valencia, ya se deja ver

Oricteropos - madre y cría - abril 2017 BIOPARC Valencia
BIOPARC
Actualizado 07/04/2017 12:46:07 CET

VALÈNCIA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cría de oricteropo nacida a final de enero en Bioparc Valencia puede verse ya en compañía de su madre en su madriguera tenuemente iluminada. En estado silvestre, tras el parto, durante el periodo de crianza, la hembra y el "bebé" están separados del grupo y este comportamiento se reproduce en el recinto valenciano.

Para favorecer su bienestar, durante sus primeras semanas de vida la cría ha estado pasando las noches en un espacio acolchado, con la temperatura y la humedad controladas y durante el día se la llevaba a la cueva con su madre, para que la limpiara y estimulara con esmero. Una vez finalizaba su maternal trabajo, la hembra entraba en un profundo sueño, mientras la cría podía mamar a su antojo.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Ahora que ya ha crecido y aumentado de peso, todavía llama más la atención de los visitantes que pueden verlos juntos en su hábitat en la zona que recrea la sabana subterránea, explican desde el complejo de ocio.

Los oricteropos son probablemente los bebés más "feos" y a la vez más tiernos de Bioparc, apuntan. Hay grandes diferencias entre ellos en cuanto a su personalidad, pero todos saben desde el principio lo que tienen que hacer y dónde tienen que buscar alimento. Las crías de oricteropo crecen con bastante rapidez y una vez que han alcanzado un peso de alrededor de 20 kg son presentados poco a poco al resto de la familia y aprenden muy pronto cuál es su nueva rutina.

También conocido como cerdo hormiguero es un animal extraño y peculiar y muy desconocido aún por el público en general. Es la única especie del Orden de los Tubulidentados y se trata de un insectívoro de mediano tamaño que parece estar hecho a base de partes de otras especies, pues tiene orejas de burro, el cuerpo de un cerdo, la cola de canguro y unas grandes y fortísimas garras.

Habitualmente duermen todo el día y, aunque en su hábitat natural son bastante solitarios, en Bioparc les gusta acostarse uno al lado del otro. Por la tarde empiezan a activarse y a moverse dentro de su cueva, esperando a que su cuidador les lleve la cena y, sobre todo, a que les abra la puerta a la instalación exterior, donde ha pasado el día la familia de facóqueros. Si el tiempo lo permite, los oricteropos pasan toda la noche fuera, excavando, husmeando y buscando insectos. A primera hora de la mañana esperan su desayuno, y están lo bastante cansados como para echarse de nuevo a dormir en su madriguera.

Bioparc Valencia destaca que es el único centro reproductor de España de esta especie y uno de los más importantes del mundo y el nacimiento de esta nueva cría fue una alegría para el equipo del parque y ahora la oportunidad para los visitantes de acercarse a conocerlo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies