Una paciente dice que uno de los acusados de hacerse pasar por médico le hizo una biopsia y trató a sus hijos

Segunda jornada del juicio
EUROPA PRESS
Publicado 11/04/2018 17:57:46CET

CASTELLÓN, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una mujer ha asegurado este miércoles que uno de los dos acusados de hacerse pasar por médicos en Vinaròs (Castellón) le realizó una biopsia de tiroides y trató a sus dos hijos, diagnosticando a uno de ellos un problema, que, según le dijo el procesado, cuando cumpliera 20 años podría incluso llegar a matarle.

La testigo también ha explicado en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Castellón que los acusados programaron un tratamiento con células madre para su hijo en un centro de Sevilla, cuyo coste rondaría los 12.000 euros, aunque finalmente no se realizó.

La mujer, que ya visitaba la clínica anterior a la que se cerró como consecuencia de este procedimiento judicial para tratarse con homeopatía por problemas de alergia, ha indicado que el gerente y también acusado le dijo que el otro procesado iría de vez en cuando por la clínica para ver a pacientes con problemas crónicos y que le presentó como un médico "muy bueno" que trabajaba en Londres.

El marido de esta testigo también ha asegurado que uno de los acusados le pinchó en una ocasión en la garganta y tuvo que ir al hospital porque se le hinchó la zona.

También ha declarado en el juicio una joven que trabajó como esteticista en la clínica, la cual ha señalado que uno de los acusados realizaba mesoterapia y que a ella misma le practicaron una pequeña liposucción con anestesia local, en la que estuvieron presentes los dos acusados y una doctora, con cuyos resultados quedó "encantada".

Un odontólogo que también trabajó en la clínica ha asegurado que ambos acusados llevaban bata blanca y que uno de ellos le diagnosticó a su madre fibromialgia.

HISTORIAS CLÍNICAS SIN FIRMA

Algunos de los inspectores de Sanidad que asistieron al registro de la clínica han destacado que encontraron medicamentos que estaban caducados y otros no autorizados, así como que las historias clínicas no recogían la firma o nombre del facultativo que las había realizado.

Así mismo, han confirmado que la clínica estaba autorizada para odontología y medicina estética, y no para intervenciones quirúrgicas. Además, han explicado que para ejercer terapias no convencionales como homeopatía hay que ser médico y que se acredite una formación específica en la materia, y que un naturópata no puede ejercer en un centro sanitario.

Agentes de la Guardia Civil han declarado que la investigación comenzó a raíz de una denuncia de una mujer que se sentía estafada, y que comprobaron que uno de los acusados no tenía titulación universitaria y el otro había iniciado los trámites para homologar un título obtenido en México.

El que fuera director del Secretariado de Doctorado de la Universidad de Sevilla ha confirmado que uno de los acusados pidió la homologación de un título de doctor de la isla de Montserrat, sobre lo que se emitió un informe favorable, aunque el procedimiento se paralizó a requerimiento del juzgado. En cualquier caso, ha apuntado que esta homologación no le hubiera permitido ejercer como médico, sino que sólo le serviría para la docencia y la investigación.

También ha declarado un profesor de la Universidad de Sevilla, el cual ha indicado que uno de los acusados, que se lo habían presentado como médico, le pidió si podía ser su evaluador externo en una tesis que iba a presentar en la Universidad de Montserrat, tras lo que comprobó que la misma era un plagio "al cien por cien", copiada de un doctor finlandés. El juicio continuará este jueves, 12 de abril.