Padres del CEIP 100 de Russafa expresan su "más profundo desacuerdo" por la apertura de una nueva aula de 3 años

Imaegn del colegio 100 de València
AMPA 100
Publicado 27/06/2017 11:29:43CET

VALÈNCIA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del CEIP 100 (Alejandra Soler), ubicado en el barrio valenciano de Russafa, han expresado su "más profundo desacuerdo" ante la decisión de la Conselleria de Educación de incluir una nueva aula de 3 años en el centro para el próximo curso escolar 2017-2018.

Así lo ponen de manifiesto en una carta que van a remitir a la Conselleria de Educación y en la que argumentan que "son muchos los motivos" por los que creen que esta decisión "no es acertada y, además, va en contra del bienestar y de la calidad de la educación que van a recibir tanto los alumnos que ya están matriculados en dicho centro, los que por puntos han entrado como nuevos y los veinticinco que formen parte de la nueva aula de tres años".

La asociación explica, a través de un comunicado, que la Inspección Educativa ha comunicado a la dirección del CEIP 100 la decisión de habilitar una nueva aula de 3 años en el centro, "lo que supondrá un aumento imprevisto del alumnado y la necesidad de ubicar este nuevo grupo de educación infantil en aulas que no están preparadas para ello".

Según la información proporcionada por la dirección del colegio a los representantes de los padres en el Consejo Escolar, las opciones que desde Conselleria se barajan son, o bien utilizar el aula de psicomotricidad del edificio de Educación Infantil o bien una de las dos aulas del pabellón de Primaria: el aula de inglés o el aula-taller.

Desde el AMPA recalcan, en cuanto a la primera opción, que el Real Decreto 132/2010, que la misma Conselleria incluye como requisito mínimo para centros docentes en su página web, en su artículo 6, establece la obligatoriedad de un aula de usos múltiples --en este colegio se denomina aula de psicomotricidad-- asociada al ciclo de Educación Infantil, así que no se podría habilitar este espacio para la nueva clase de 3 años. Además, se trata de un aula que no dispone de baño, "otro aspecto que incumpliría las directrices sobre construcción de centros escolares".

"No menos importante --prosigue el colectivo de padres-- nos parece el hecho de que en el aula de psicomotricidad el equipo de Educación Infantil realiza un sinfín de actividades complementarias con grupos reducidos de niños. No hay otros espacios en el pabellón de Infantil para este tipo de actividades".

Añaden que esta aula, al contar con agua corriente, es el único recurso que quedaría disponible para desahogar en el futuro el comedor, que es pequeño y ya está límite de su capacidad. De hecho, una de las consecuencias "más preocupante del apertura de la nueva aula de Infantil sería precisamente el hacinamiento de los niños más pequeños en el comedor".

Por lo que se refiere a la segunda opción, que pasaría por trasladar las dos aulas existentes de 5 años al actual edificio de Primaria, estos progenitores opinan que "tampoco es viable, puesto que supone contravenir tanto la normativa existente como las instrucciones de la Conselleria para el proyecto y construcción de centros docentes".

"SATURACIÓN DE ESPACIOS COMUNES"

En la misma línea, consideran que la ampliación del número de niños de Infantil que supone esta nueva aula de 3 años implica la "saturación de espacios comunes", como el comedor o el mismo patio de Infantil, dimensionado conforme a normativa para 150 alumnos, cifra que se superaría el curso que viene, contraviniendo nuevamente la norma.

Ante esta situación, el Ampa del CEIP 100 remitirá al departamento que dirige Vicent Marzà una carta expresando "su disconformidad en la que, junto a estos argumentos fundamentales, se exponen otros importantes motivos como la merma de la seguridad y accesibilidad para los niños, el detrimento de la calidad de la enseñanza, la saturación del centro, la generación de desigualdades y la falta de participación de la comunidad educativa en la toma de esta decisión".

"No nos deja indiferentes el hecho de que la oferta de plazas escolares públicas de 3 años no haya cubierto la demanda existente y que haya familias afectadas por ello, pero entendemos que nuestro colegio no está preparado para la apertura improvisada de una nueva aula y que los errores en la falta de planificación de la administración pública no pueden solventarse de esta forma causando un perjuicio a toda la comunidad escolar. Educación pública sí, pero de calidad", rematan.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies