Pagazaurtundúa dice que adoctrinar en el fanatismo es la forma "más brutal" de educación para que un niño sea asesino

Actualizado 22/10/2010 17:05:57 CET

VALENCIA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, ha afirmado que el adoctrinamiento y reclutamiento en el fanatismo, ya sea identitario o religioso, es la forma "más brutal" de educación para que un niño se convierta en un asesino.

Pagazaurtundúa se ha pronunciado en estos términos en declaraciones a los medios de comunicación momentos antes de pronunciar la conferencia 'Educar para la Convivencia, Educar para la Libertad', en Valencia.

Sobre el contenido de su charla, ha afirmado que la educación "no es algo que sólo se dé en el ámbito escolar", sino también en el familiar y en la intervención comunitaria, y ha puntualizado que ha habido en algún momento un "cierto despiste" en la sociedad sobre la responsabilidad de los padres a la hora de educar.

En esta línea, ha advertido de que el adoctrinamiento y el reclutamiento en el fanatismo, ya sea identitario o religioso, es la forma "más brutal y dolorosa" de educación para que un niño se convierta en un asesino.

A su juicio, para que un niño se convierta en un asesino "hace falta meter mucha mala educación, deshumanizar a un ser humano, que ellos se consideren víctimas, que se consideren responsables de los hechos cometidos, que generen una estrategia de acoso, y marginar a las víctimas creando una espiral de silencio alrededor".

Al respecto, ha señalado que la estrategia de acoso es exactamente la misma que se produce con el móvil o la que se da en violencia de género, y se ciñe al hecho de intentar aislar a la víctima "para actuar de una forma mucho más cruel con ella".

Para vencer a estos fanáticos organizados, ha señalado que se necesita a la sociedad, y no sólo a las instituciones o a la Policía. Así, entiende que "vale la pena hablar a la comunidad educativa y a los chavales para indicarles que la forma de canalizar sus aspiraciones ideológicas o sus creencias nunca tienen que pasar por la violencia".

Ha afirmado que desde la fundación a la que representa son "defensores activos de la no violencia" desde el conocimiento de que "hay que tener tolerancia cero con cualquier tipo de maltratador, acosador o fanático".