La Policía de Requena evita la asfixia de una menor que se atragantó con un caramelo en una procesión

Contador
Policía Local de València
ARCHIVO
Actualizado 27/03/2018 11:58:28 CET

VALÈNCIA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Requena (Valencia) ha evitado la asfixia de una menor que se atragantó con un caramelo durante la procesión de Domingo de Ramos, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El incidente tuvo lugar el pasado domingo, día 25, mientras transcurría la procesión de Domingo de Ramos por la calle Villajoyosa de Requena.

Uno de los participantes de la procesión, vestido con los hábitos propios de su cofradía, que salía de las filas con una niña en brazos --también participante en el acto--, pidió ayuda desesperadamente porque la menos se estaba ahogando.

En el lugar se encontraban dos oficiales de la Policía Local de Requena, fuera de servicio, con sus respectivas familias, que al contemplar la escena acudieron en ayuda del padre.

Uno de los policías sujetó por la espalda a la menor y le realizó la compresión abdominal o 'Maniobra de Heimlich' hasta conseguir liberar el elemento que obstruía la garganta de la niña, procediendo el segundo policía a comprobar digitalmente que no tenía nada más en la garganta y quedaban libres las vías respiratorias.

En ese momento la pequeña rompió a llorar, síntoma de que el canal respiratorio estaba completamente desbloqueado y el aire circulaba con normalidad. El padre de la menor, todavía muy afectado por los nervios y el susto sufrido, agradeció la rápida intervención de los oficiales que salvaron la vida de su hija.

Se da la circunstancia de que uno de los oficiales intervinientes ya había actuado el pasado año en las mismas circunstancias y con la misma maniobra de reanimación con otro menor. Por estos hechos, fue propuesto y recibió una felicitación Pública concedida por la Generalitat Valenciana.

Tras esta rápida y efectiva acción, el Ayuntamiento de Requena ha expresado su agradecimiento y felicitación por su buen hacer a los dos oficiales de la Policía Local y especialmente la satisfacción de que todo se haya resuelto bien y la pequeña esté fuera de peligro y en perfecto estado de salud.