Pons asegura que la declaración del Parque Natural del Turia "supone la protección de más de 1.000 hectáreas de huerta"

Actualizado 27/08/2006 18:54:12 CET

VALENCIA, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, aseguró hoy que la declaración del Parque Natural del Turia "supone la protección efectiva de más de 1.000 hectáreas de huerta, y formará parte de uno de los ecosistemas que se pueden encontrar entre las 4.673 hectáreas que abarca este nuevo espacio protegido", según informaron hoy fuentes de la Generalitat.

Las huertas de este espacio protegido provienen, en parte, de municipios valencianos como Vilamarxant y Benaguasil, que, a juicio de Pons, "son espacios propios y singulares de gran valor cultural y pasiajístico, se trata de huertas medievales de alto valor histórico y que, además, permiten el desarrollo de una fauna determinada, principalmente la lagartija ibérica, el topillo o el mochuelo europeo, entre otros".

Este es uno de los tres ecosistemas que albergará el futuro parque natural junto con el bosque mediterráneo y el río y sus riberas que el titular de Territorio considera que "son, sin duda, los más representativos de la provincia de Valencia".

Los márgenes del río Turia dan lugar y forma a "importantes" retazos de bosque galería, una comunidad vegetal muy singular, chopos, álamos, tarays y sauces prosperan adaptados a este medio de gran interés ecológico y paisajístico, proporcionando un medio estable que también sirve de refugio a un "amplio" abanico de otros seres vivos.

Pons indicó que "estos corredores verdes realizan una importante labor social y medioambiental al evitar con sus raíces la erosión, regular los desbordamientos y detener las avenidas de los cauces y autodepurar sus aguas".

Según las mismas fuentes, las riberas son medios "extraordinariamente" heterogéneos y productivos, puesto que en ellos se depositan gran cantidad de nutrientes procedentes de la erosión de la cuenca alta de los ríos.

Asimismo, la cubierta vegetal de estos bosques son la "mayor" fuente de energía aportada a los ríos, ya que una "destacada" biomasa pasa al medio acuático como nutrientes en forma de hojas y ramas.

La fauna que albergan los bosques de galería es rica, ya que representa un "excelente" refugio y fuente alimenticia para numerosas especies.

AVES MIGRATORIAS

Estos corredores verdes son muy utilizados por numerosas especies de aves durante sus pasos migratorios, tanto hacia África como a Europa. En este continente encuentran en los sotobosques un "variado" espectro alimenticio, acumulando grasas vegetales procedentes de los numerosos frutos y bayas.

Esta diversidad de especies responde a la "excelente" riqueza de vegetación que existe en los bosques de ribera, constituyendo un sinfín de hábitats y nichos ecológicos diferentes donde vive toda una compleja comunidad faunística.

Por otro lado, el Parque Natural también acoge una "amplia" representación del bosque mediterráneo constituido por pinares de pino carrasco, que representan un biotopo de "alto" valor ecológico, permitiendo la presencia y mejor distribución de algunos vertebrados con vocación forestal, como el gavilán común, el águila perdicera, el erizo, el zorro, el jabalí.

Las masas claras de pinos permiten la existencia de un estrato arbustivo "ligeramente" desarrollado formado por romero, acebuches, tomillo, romero macho, lavanda, tojo, entre otros. Esta diversidad de especies conlleva un enriquecimiento de la fauna que se caracteriza por albergar un número de especies de gran valor ambiental.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies