El PP rechaza la reforma legal de Compromís para realizar una transición hacia un modelo sanitario directo

Actualizado 09/04/2014 12:41:55 CET
La diputada del PP Roca en la tribuna de las Corts
Foto: EUROPA PRESS

Oltra: "Hay que empezar a pensar en el futuro" y "cerrar una etapa de un gobierno oscuro"

   VALENCIA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -  

   El PP en las Corts ha rechazado la proposición de ley presentada por Compromís para reformar la norma de ordenación sanitaria de la Comunitat Valenciana, con el objetivo de realizar una transición de los centros de gestión privada hacia la gestión directa y de sustitución de conciertos sanitarios con entidades privadas por autoconciertos públicos.

   La portavoz adjunta de Compromís, Mònica Oltra, que ha defendido esta "transición amable" de la gestión sanitaria, respaldada por los grupos de la oposición, ha apostado por empezar a "pensar en el futuro" y a "cerrar una etapa de gobiernos oscuros, episodios oscuros y personas oscuras". "Hay un camino que está esperando que un gobierno valenciano digno lo transite", ha remarcado.

   Tanto desde EUPV como PSPV se han expresado algunas diferencias con la iniciativa. Sin embargo, EUPV ha apuntado que son "matices" y, según han dicho los socialistas, ésta es una "propuesta preventiva que hay que tomar hasta que se tomen las medidas pertinentes".

   Entre las propuestas de la coalición, destaca la creación de una comisión de estudio que elabore un informe con plazos y condiciones para esta transición constituida por personal sanitario con experiencia, así como por representantes de los trabajadores.

   También establece la prohibición de "blindar" las prórrogas antes de los tres meses de su finalización y que "no se podrán firmar prórrogas de los contratos de concesión vigentes más allá de las que se firman por el tiempo estrictamente necesario para recuperar la gestión directa".

   La diputada 'popular' Rosa María Roca ha rechazado la modificación normativa de Compromís porque "pretende limitar la posibilidad legal" de atender a los ciudadanos a través de centros sanitarios privados. Además, ha argumentado que la Conselleria cuenta con una "imposibilidad material" para hacer frente con sus recursos a la totalidad de las necesidades de los ciudadanos y por ello la actual ley de ordenación sanitaria contempla la gestión directa e indirecta y el establecimiento de conciertos sanitarios.

   La Conselleria, ha subrayado, "debe buscar la mayor eficacia y eficiencia en la gestión de sus recursos y la satisfacción de los ciudadanos" y "resulta improcedente, ineficaz para los ciudadanos establecer una ley que limite y restrinja únicamente en nuestro ámbito territorial" las posibilidades de gestión sanitaria.

   La diputada de Compromís ha insistido en que el actual modelo sanitario por el que apuesta el Consell "ni es bueno ni para la salud ni para las arcas de los valencianos", al tiempo que ha advertido de que el Gobierno valenciano, en su "huida" está intentado "blindar los contratos" de las concesiones.

   El diputado de EUPV Lluís Torró ha señalado que la gestión privada es "doblemente perversa porque es un negocio con dinero público pero sin concurrencia". Además, ha criticado que se argumente que la Conselleria de Sanidad no puede hacerse cargo de todos los servicios y que por eso se realizan conciertos, ya que la Generalitat sigue pagando por estos servicios. Así, "al final, nos resulta más caro, como ha demostrado la Sindicatura de Comptes con las resonancias magnéticas".

"MODELO NO EVALUADO"

   Por su parte, el portavoz de Sanidad del PSPV, Ignacio Subías, ha reprochado a los 'populares' y al Consell que apliquen en la Comunitat un modelo "no evaluado". De hecho, desde el Gobierno valenciano "no dan datos comparativos" entre la gestión directa y la indirecta. Además, "no está homologado" y es "poco transparente, no hay coordinación, no es más eficaz ni tiene mayor calidad", ha remarcado Subías, quien ha señalado que la Comisión Nacional de la Competencia, o la Sindicatura de Cuentas "ponen en duda este modelo".

   Por otro lado, los grupos de la oposición han destacado la buena publicidad que tiene la sanidad pública española en el resto del mundo frente a un modelo sanitario como el estadounidense, "el más privatizado" e "ineficiente".

   En este sentido, el diputado de EUPV Lluís Torró ha recordado la reciente compra del 50 por ciento de los derechos de Ribera Salud por parte de una empresa norteamericana y ha afirmado que "los americanos vengan a través de Ribera Salud es para ponerse a temblar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies