PP ve en las cartas de ayuntamientos a padres para valencianizar apellidos un hecho más del "proceso de catalanización"

Isabel Bonig y otros diputados 'populares'
I.CABALLER/CORTS VALENCIANES
Publicado 22/02/2018 14:05:47CET

VALÈNCIA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ha expresado este jueves el "total rechazo" de la formación a las cartas de varios ayuntamientos de la Comunitat dirigidas a los nuevos padres en las que se les insta a valencianizar los apellidos de sus hijos y ha considerado que es "un hecho más de un proceso de catalanización de la sociedad valenciana".

La 'popular' ha denunciado que se trata de "un hecho más de un proceso de catalanización de la sociedad valenciana". "Empezó con la educación, sigue con la educación y está en los medios de comunicación. "Quién es un alcalde o un conseller para decir a los padres qué nombre quieren", ha planteado.

Bonig ha sido preguntada por los medios por el hecho de que entre los consistorios que han enviado esa carta hay dos gobernados por el PP, los de Benicàssim y Moncofa, ambos en la provincia de Castellón. La líder del PPCV ha explicado, al respecto, que la dirección regional se ha puesto en contacto con el segundo para transmitirle su rechazo a la iniciativa, algo que también hará con el de Benicàssim.

Según Bonig, el Ayuntamiento de Moncofa les ha transmitido que se trata de una iniciativa de la Oficina de Normalización Lingüística, impulsada por "el anterior Gobierno local del Bloc", en la que daban un regalo a los padres que pusieran el apellido de sus hijos en valenciano. Ha recalcado que "no lo avalan y van a rectificar".

Isabel Bonig ha remarcado que el PP no está en contra de que "la gente pueda poner el nombre que quiera, en castellano o valenciano, en el ejercicio de su absoluta libertad y de acuerdo a la ley que regula el Registro Civil" pero ha censurado que "desde los poderes públicos se envíe una carta sobre el nombre de sus hijos", algo que ha tildado de "barbaridad".

Bonig ha insistido así en que a la dirección autonómica le parece "mal" tanto si lo han hecho ayuntamientos del PSOE como del PP y que transmitirán esta postura oficial al de Ayuntamiento de Benicàssim, si bien ha puntualizado que "es libre" para actuar.

En lugar de este tipo de campañas, la representante del PPCV ha defendido su propuesta de un plan de fomento del valenciano en zonas castellanoparlantes sin "imposición", algo que trasladó a Puig y sobre el que, según ella, no ha recibido respuesta. "Las lenguas no se imponen; se respetan y se quieren", ha remachado.

CS: "PROCESO DE INMERSIÓN AL MÁS PURO ESTILO CATALÁN"

También ha aludido a esta cuestión la portavoz de Ciudadanos (Cs) en las Corts, Mª Carmen Sánchez, en su intervención en la sesión de control: "Mientras PSPV, Compromís y PP están más preocupados por la valencianización de los apellidos, los niños estudian en barracones y hay problemas en el plurilingüismo", en lo que ve "una señal más del proceso de inmersión al más puro estilo catalán".

PSOE DICE QUE HAY LIBERTAD Y COMPROMÍS VE LA POLÉMICA ABSURDA

Por parte del Botànic, el síndic socialista, Manolo Mata, ha defendido en los pasillos del parlamento valenciano que "las comunidades autónomas se aproximen a su realidad lingüística", pues considera que "hay libertad" y que "quien quiere valencianizar lo hace y el que no, no". "Bonig les riñe pero también gobiernan ahí", ha recalcado en referencia a los ayuntamientos de Benicàssim y Moncofa.

De Compromís, Fran Ferri, ha lamentado esta "polémica absurda y estéril a la que se han sumado PP y Ciudadanos", partidos que cree que "quieren usar esta confrontación para usar el espacio de la derecha más casposa".

PODEMOS: "A VER QUIÉN AGITA MÁS EL ODIO A CATALUÑA"

En la misma línea, el portavoz adjunto de Podemos César Jiménez, ha lamentado la "apasionante pelea entre el PP y Ciudadanos por ver quién agita más fuerte el odio hacia Cataluña", mientras ha asegurado que la formación morada sigue "trabajando para la ciudadanía valenciana".

Se ha preguntado además que, "si el PP de Benicàssim, que envió una carta idéntica a su ciudadanía, también está participando de ese proceso de catalanización del que habla Bonig".