PPCV dice que "hoy es un día negro" porque hace dos años que Zapatero "realizó una trampa para arrebatarnos el agua"

Actualizado 18/06/2006 19:19:02 CET

VALENCIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PPCV, Adela Pedrosa, manifestó que hoy "es un día negro en el calendario valenciano" porque "se cumplen dos largos años desde que el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, consumó la gran trampa hídrica para arrebatarle el agua a 4,6 millones de valencianos, dos años desde que decidió derogar el trasvase de aguas del Ebro, dos años desde que optó por castigar a la Comunitat, a los empresarios, a los ciudadanos y a sus agricultores con políticas de carestía hídrica".

Pedrosa se refirió en estos términos en el día en el que se cumplen dos años desde la derogación del trasvase del Ebro, una fecha que "quedará marcada en el calendario como la fecha de la insolidaridad y de la racanería hídrica" porque "Zapatero vendió ese mismo día los intereses de los valencianos por un puñado de votos".

Así, afirmó que hoy "es un día de duelo para la Comunitat Valenciana porque con la derogación del trasvase se tiraron al mar los intereses de millones de valencianos, murcianos y almerienses, se dilapidaron los principios solidarios de nuestro país y se envenenó el consenso que debe imperar en todas las decisiones que afecten a los ciudadanos".

En esta línea, advirtió de que esta "alta traición" fue "el pistoletazo de salida de una campaña orquestada en sus tiempos y en sus formas por el Gobierno central para anestesiar el progreso de la Comunitat Valenciana" porque a Zapatero y a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, "les aterroriza una comunidad que, pese al maltrato del Gobierno, sigue haciendo historia".

Afirmó que hoy "se cumplen dos años del fraude hídrico porque ni hay alternativa, ni hay guión, ni hay proyecto en esta materia, sólo hay un objetivo: emponzoñar la imagen de la Comunitat Valenciana" porque "hoy por hoy, Narbona ha ejecutado un porcentaje irrisorio de lo previsto en su manido Plan AGUA, un plan que se ha convertido en la tapadera perfecta de la ministra y de Zapatero para seguir poniendo excusas".

Así, advirtió de que Zapatero ha puesto en marcha "la política del absurdo" en la Comunitat, porque "considera absurdo que llegue agua a nuestro territorio, considera absurdo que se rieguen los campos alicantinos, considera absurdo apostar por el turismo, cree absurdo el progreso de la Comunitat" y por ello "decidió finiquitar el trasvase del Ebro, con premeditación y alevosía, a espaldas de los valencianos". "Y lo realmente absurdo es que el Gobierno central no esté apostando por salvaguardar los intereses de los ciudadanos", apostilló.

Pedrosa indicó que los socialistas "se han subido al carro del absurdo de Zapatero" y por eso salen, --en relación a las declaraciones vertidas hoy por el portavoz de Infraestructuras y Transporte del grupo parlamentario socialista en las Corts, José Antonio Godoy, en las que aseguraba que el Consell "debería tener la suficiente valentía para mirarse al espejo" y "pedir disculpas" a los valencianos "por haber congelado durante tres años las inversiones en agua en la Comunitat"-- "encolerizados" para "seguir tapando las embestidas que Zapatero hace a los valencianos".

Así, tildó de "ridículo" que el PSPV "se atreva, si quiera, a hablar de agua" al tiempo que señaló que Godoy "es demasiado valiente para decir mentiras y demasiado apocado para decir alto y claro que la derogación del trasvase del Ebro lleva el cuño de Zapatero y del PSPV".

Aseveró que el primero que debería pedir disculpas es el PSPV "por haberse convertido en el emblema de la hostilidad y por aplaudir la tiranía de la sequía de Zapatero" ya que "los únicos responsables de los daños colaterales que traigan la falta de agua en la Comunitat, son los socialistas valencianos, empezando por el secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, y terminando por Godoy".