El precio de la tierra de cultivo cayó un 12% en la Comunitat de 2011 a 2015, mientras en España solo un 2%

Finca de cultivo
CEDIDA
Actualizado 10/08/2016 16:32:50 CET

VALENCIA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El precio medio de las tierras de cultivo en la Comunitat Valenciana descendió un 12,2% entre 2011 y 2015, tras concatenar una nueva bajada de hasta el 1,5% en este último año. En cambio, en el conjunto de España las tasaciones del suelo agrario únicamente disminuyeron un 2,2% en el mismo periodo e incluso empezaron a repuntar en 2014, a falta de conocer el dato oficial de 2015.

Así lo recoge el Informe Agrario Valenciano que publica anualmente la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural --el último se hizo público a finales de julio con datos hasta 2015--, según ha informado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) en un comunicado.

Este documento concluye que el precio medio más elevado para las tierras de cultivo de la Comunitat en 2015 corresponde a los huertos de limón, con hasta 47.000 euros por hectárea, y a los frutos carnosos de regadío como el caqui (46.500 euros por hectárea), ambos casos por encima del doble de la media general de un total de 19.983 euros por cada hectárea.

Seguidamente se sitúan por rango de precios las parcelas dedicadas a los frutos secos en regadío (35.500 euros por hectárea), viñedo de mesa en regadío (35.000 euros) y frutales de pepita (35.077 euros).

En cuanto a los cítricos, tanto naranjos como mandarinos, han registrado una fuerte bajada del 25% durante los últimos cinco años, con unos precios medios de 34.238 y 34.335 euros por cada hectárea, respectivamente.

Los precios medios más bajos de cultivos entre 2011 y 2015 se dieron en pastizal de secano (1.481 euros por hectárea), viñedo de transformación de secano (6.575 euros), frutos secos en secano (8.769 euros) y olivar de transformación (9.052 euros).

Por otro lado, el informe de Agricultura también establece que las tierras de labor en regadío alcanzaron hasta 2015 una tasación media hasta cinco veces superior a las cultivadas en secano: 33.422 euros por 6.633 euros por hectárea.

EL AGUA AUMENTA EL VALOR DE LA TIERRA

Al respecto, el presidente de la entidad agraria, Cristóbal Aguado, ha apuntado que "es evidente que la disponibilidad de agua es un factor fundamental a la hora de obtener una producción estable, con lo que se revalorizan las tierras".

Considera, por tanto, que la mayoría de las explotaciones de secano "tienen un valor oficial testimonial, sobre todo frente a las tasaciones que pueden alcanzar los cultivos de regadío tanto en comarcas litorales como de interior", y entiende que, para la agricultura valenciana, "es vital disponer de más recursos hídricos tanto propios a través de infraestructuras pendientes de ser acabadas como procedentes de otras zonas más húmedas de España". "La agricultura del futuro será con agua", ha asegurado el titular de Ava-Asaja.

RECLAMA UN "GRAN PACTO VALENCIANO"

Respecto al descenso diez puntos superior a la media española, Cristóbal Aguado ha denunciado que es un resultado que "vuelve a poner de relieve no solo la dramática crisis de rentabilidad, que conduce a los agricultores valencianos a abandonar y malvender sus campos, sino que es una situación especialmente grave si se compara con la que viven labradores de otras regiones españolas".

Por ello, ha insistido en que la organización agraria que representa reclama a todos los partidos políticos con representación en las Corts Valencianes a "consensuar un gran pacto valenciano que permita reimpulsar el sector".