El proyecto urbanístico de Ferreres proponía un cruce de dos grandes avenidas en la Plaza del Collado

 

El proyecto urbanístico de Ferreres proponía un cruce de dos grandes avenidas en la Plaza del Collado

Actualizado 02/07/2009 17:57:04 CET

Las comisarias de la muestra que lo exhibe dicen que era un plan "ambicioso" que ahora hay que ver como "una utopía, una propuesta"

VALENCIA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El proyecto de reforma interior de Valencia redactado por el arquitecto Luis Ferreres en 1891, que planteaba el trazado de grandes vías por el centro de la ciudad, proponía "atravesar" la capital valenciana "con dos grandes avenidas, al estilo de París, una de norte a sur y otra de este a oeste", que "se cruzaban en el centro, a la altura de la Plaza del Doctor Collado" y que estaban divididas en tres tramos para evitar colapsos.

Así lo explicaron hoy las técnicas del área de urbanismo del consistorio valenciano Marta García y Rosario Casau, responsables del estudio de este documento y comisarias de la exposición sobre el mismo abierta en el Museu d'Història de València. La exhibición, que inauguraron hoy el concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, y el de Patrimonio Histórico, Vicente Igual, da a conocer, bajo el título 'Otra lectura de la reforma interior. En torno al proyecto de Luis Ferreres', este plan y hace un recorrido por el urbanismo decimonónico.

La exposición y el catálogo editado para ella son fruto del trabajo de investigación hecho por García y Casau tras haber localizado, en 2006 y en los fondos del Archivo Histórico Municipal, el proyecto de reforma interior de Valencia elaborado por Luis Ferreres, tras su etapa como arquitecto municipal. Este profesional, según las comisarias, "muy reconocido en su tiempo", fue el autor del Hotel Reina Victoria de la ciudad; del antiguo matadero, actualmente Centro Deportivo de La Petxina, y el redactor, junto a otros y como arquitecto del consistorio, del Ensanche.

Para elaborar esta publicación se ha contado con estudiosos dedicados en los últimos años a investigar la historia de Valencia en el siglo XIX, entre ellos, Julián Esteban, Vicente Graullera, Josep Vicent Boira, Amando Llopis y Ángel Martínez. La exposición es un proyecto de colaboración entre las concejalías de Urbanismo y Cultura nacido a partir del hallazgo del documento de Ferreres, que se gestó después de que el Ayuntamiento iniciara los trámites para la redacción de un plan de reforma interior de la ciudad con el fin de modernizarla.

El montaje pretende también ser una reflexión sobre el urbanismo en el tránsito del Antiguo Régimen a la época contemporánea y hacer una lectura de los cambios sociales, económicos y de mentalidad que llevaron a transformaciones importantes en diferentes ciudades europeas de la época. Marta García comentó tras la inauguración que el proyecto de Ferreres es "representativo de una época muy interesante, con ideas muy avanzadas" y destacó que eso evidencia que en la actualidad "no hay nada que no esté hecho".

En este sentido, Rosario Casau resaltó la precisión de este trabajo, que "no planteaba ideas muy generales" sino detallas. Dijo que en él las actuaciones previstas están "casi igual contadas que ahora" y subrayó, a este respecto, que "había planificación y gestión" y que se trata de una iniciativa que "se podría haber llevado adelante" por su precisión. Señaló que fue "un proyecto muy ambicioso" con "un amplio contenido, documental y de carga presupuestaria para poder ejecutarlo".

"EMPRESA PRIVADA"

Casau y García explicaron que el desarrollo del proyecto de Ferreres se presupuestó en su momento en 67 millones de pesetas, frente a los 5 millones con que en aquel entonces contaba el presupuesto del Ayuntamiento, y que se planteaba contar con unos 30 millones municipales que no se tenían. La primera de ellas precisó que para ejecutarlo, "se pensaba que lo asumiera una empresa privada" y afirmó que "no se llegó a aprobar", al tiempo que dijo que "el Gobierno central --que debía autorizar finalmente la intervención-- quería tener claro que se pudiera ejecutar".

A este respecto, Marta García aseguró que "no se conocen las razones" por las que no se hizo, aunque explicó que el Ayuntamiento aprobó el proyecto, que lo remitió al Estado y que después se pidió "acreditación de que era viable, de que había partida presupuestaria, y se paró". Resaltó que el proyecto "suponía el derribo de la quinta parte de la ciudad" y su "carácter ambicioso", y consideró que "da la impresión" de que cuando su autor "lo estaba redactando sabía que no era viable".

Rosario Casau aseveró que el planteamiento de Ferreres planteaba eliminar gran parte del centro histórico para lograr una ciudad de grandes avenidas como París, y apuntó que "en el siglo XIX tenía sentido que el tráfico atravesara las ciudades" y que no se pensaba sacarlo fuera. Asimismo, destacó que esta reforma interior "proponía que no se tocaran los monumentos", entre ellos La Lonja y Santa Catalina, y apuntó que la Plaza Redonda se había hecho recientemente y "no tenía carácter de monumento".

Marta García señaló que "no se sabe qué hubiera ganado la ciudad" con esta propuesta. "Tendríamos dos grandes avenidas para bien y para mal. Hubiera supuesto daños patrimoniales y personales y el Ayuntamiento hubiese tenido que indemnizar a mucha gentes", comentó, pero manifestó que ahora "no hay que plantearlo en esos términos" porque es "un proyecto, una utopía, una propuesta" que "pudo ser realidad" y que finalmente no se ejecutó.

AVENIDA DEL OESTE

Casau comentó que la Avenida del Oeste es una de las ideas derivadas del plan de Ferreres. Precisó que aunque se ejecutó tras la guerra civil, 50 ó 60 años después de proyectarse y desplazada del trazado original, era "la gran avenida central norte-sur que llegaba hasta las Torres de Serrano.

El concejal de Urbanismo mostró felicitó a García y Casau por su trabajo y mostró su "satisfacción" por esta labor y resaltó que "ya a finales del XIX se hablara de modos de intervención --urbanística-- de los que hoy también se habla". Aludió a la similitud entre los pleigos de condiciones de entonces y los de hoy para una reparcelación. Vicente Igual, por su lado, valoró el "enorme trabajo" que ha dado paso a esta muestra y la coordinación entre Cultura y Urbanismo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies