PSPV cree un "escándalo" que Barberá sitúe a Ramón-Llin en el Emtre al haber sido consejera delegada de Emarsa

Actualizado 29/02/2012 17:20:28 CET

VALENCIA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Área Metropolitana del PSPV, Josep Soriano, ha calificado de un "auténtico escándalo" que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, haya nombrado presidenta de la Entidad Metropolitana de Residuos Urbanos (Emtre) a la concejal Maria Ángeles Ramón-Llin, porque fue consejera delegada de la empresa Emarsa, que gestionó la depuradora de Pinedo, "en la época del saqueo y la persona que controlaba el 48 por ciento de la Junta General y la asamblea de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi)".

Soriano ha apuntado en un comunicado que Ramón-Llin "por indicación de Barberá, colocó a Enrique Crespo como presidente de la depuradora, y a Esteban Cuesta como gerente y, a diferencia de los representantes socialistas, siempre votó a favor de las cuentas generales y nunca alzó la voz para criticar su gestión".

El dirigente socialista ha subrayado que "no por necesario y esperado" el cese de Ramón Isidro de la presidencia de la Emtre "es un alivio después de saber quién tomará el relevo". "El balance de la etapa de Isidro al frente de la Emtre no puede ser más negativo para el millón y medio de vecinos de Valencia y el área metropolitana, con una nefasta gestión, una entidad arruinada, y después de triplicar la tasa de la basura", ha argumentado.

El también portavoz socialista en el Ayuntamiento de Xirivella ha lamentado que "diez años después de que el PP aprobara el Plan Zonal en las Corts, las infraestructuras previstas para la comarca todavía no están terminadas". En este sentido, Soriano ha denunciado que la vida útil de los dos vertederos previstos era de 25 años, "y solo se ha construido uno con capacidad para seis".

Además, ha lamentado que los "sobrecostes" de estos vertederos más las plantas de tratamiento roza "ya los 120 millones de euros, es decir, tres veces la cantidad saqueada a Emarsa" y ha recordaddo que la deuda de la Emtre "supera los 16 millones de euros".

Soriano ha destacado especialmente el acuerdo impulsado por el ya expresidente de la Emtre para solucionar la situación, "triplicando en algunos casos la factura del agua". "Cada familia está pagando entre 50 y 100 euros más al año en el recibo del agua por la ineptitud de Isidro y el Ayuntamiento de Valencia, en una tramitación que está siendo caótica y con numerosos errores, y que puede ser anulada por los recursos presentados por el PSOE y numerosos colectivos vecinales y de usuarios", ha criticado.

El dirigente socialista ha cuestionado la "arrogancia y chulería con las que la alcaldesa de Valencia ha realizado los cambios cuando a ella le ha convenido". A su juicio, lo ha hecho "nuevamente a espaldas a la comarca y sin consultar a nadie, demostrando que no le importan lo más mínimo los pueblos del entorno y sus intereses".

"El PP de l'Horta debería levantar la voz ante este abuso, pero parece ser que el caso Emarsa ha arrasado con todos ellos, más pendientes de los juzgados y de los problemas internos que de lo que necesitan sus vecinos", ha añadido.

TASA DE RECOGIDA DE RESIDUOS

Soriano ha exigido a la nueva presidenta de la Emtre que suspenda la subida de la tasa de recogida de residuos aprobada por Isidro y recurrida ante la justicia por el PSPV. "Ramón-Llin debe iniciar una ronda de reuniones con los partidos políticos y con las asociaciones de vecinos y de usuarios para consensuar otras fórmulas con las que hacer frente a la situación creada por su propio partido", ha indicado.

El representante socialista ha subrayado que "no tiene ningún sentido cobrar esta tasa a través del recibo del agua, y el anuncio de los ayuntamientos socialistas de modificar esta situación debe hacer reflexionar a la nueva responsable".

Por ello, ha emplazado a la edil a "plantarse" ante el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, "y exigir el pago de los más de 27 millones de deuda histórica que la Generalitat mantiene con la Emtre desde la extinción del Consell Metropolità de l'Horta". "Ramón Isidro reconocía la deuda y año tras año demostraba su incapacidad para el cargo explicando que lo estaba intentando sin éxito", ha considerado.