Quirónsalud Valencia incorpora un avanzado incubador de embriones que aumenta la posibilidad de embarazo

Laboratorio de Instituto de Reproducción Asistida de Quirónsalud
QUIRÓNSALUD VALENCIA
Publicado 30/03/2017 11:51:49CET

VALÈNCIA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Reproducción Asistida de Quirónsalud Valencia ha incorporado el incubador Geri Plus, un sistema que ofrece "una mayor seguridad y una mejor calidad en los procesos y aumenta la tasa de embarazos", según ha informado el centro hospitalario, que asegura que con esta instalación se convierte en uno de los primeros de la autonomía en disponer de esta nueva tecnología.

Esta tecnología de la compañía Merck tiene el objetivo de seleccionar los embriones "más viables de una forma más precisa". Según Quirónsalud, la correcta selección del embrión que se va a transferir es "fundamental para incrementar las posibilidades de éxito de las técnicas de reproducción asistida".

Por ello, cada vez se acometen "más esfuerzos" en el laboratorio de los centros de fertilidad con el objetivo de "optimizar la selección embrionaria". Como afirma el doctor Javier Díaz, jefe del Instituto de Unidad de Reproducción Asistida Quirónsalud Valencia, "la innovación en reproducción asistida es una obligación de los profesionales, siempre con el fin de obtener los mejores resultados en menos tiempo y con el menor coste para los pacientes".

"Además de conseguir el fin último de que nazca un niño sano, se trata de implementar sistemas menos invasivos, más objetivos y que nos aporten la mayor información posible sobre los embriones", ha precisado. Los incubadores son un elemento esencial para el cultivo de los embriones, ya que tratan de reproducir las condiciones fisiológicas naturales para que se desarrollen antes de su transferencia al útero de la paciente. Los nuevos permiten mantener unas condiciones "óptimas" de cultivo.

Asimismo, ha descrito que esta novedosa tecnología "también incorpora un sistema software denominado EEVA, que efectúa una selección de los embriones en base a unos criterios morfocinéticos y unos algoritmos propios, capaces de predecir qué embriones son los que tienen más posibilidades de dar embarazo, lo que resulta de una enorme ayuda para los embriólogos, ya que hace que la elección se produzca con una gran objetividad y con unas mayores probabilidades de éxito".

Gracias a este procedimiento no es necesario abrir el compartimento para estudiar el embrión, por lo que no se modifica la temperatura, la luz o el pH, "evitando que sufra más estrés, lo que podría perjudicar su desarrollo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies