Rambla dice que el Gobierno apuesta por la internacionalización en la Ley Economía Sostenible, pero recorta su inversión

Actualizado 06/12/2009 12:53:33 CET

VALENCIA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero y conseller de Industria, Comercio e Innovación, Vicente Rambla, denunció hoy la "nueva incongruencia" del Gobierno central porque, según dijo, "presenta una Ley de Economía Sostenible y no la sostiene económicamente".

Así, Rambla explicó en un comunicado que esta ley "otorga un gran protagonismo a la internacionalización como medida necesaria para que las empresas salgan al exterior, mientras las partidas destinadas a estas políticas en los Presupuestos Generales del Estado (PCE) de 2010 se reducen drásticamente".

El vicepresidente del Consell aseguró que es necesario "recuperar el Plan de Apoyo a la Internacionalización cuyos efectos repercuten fundamentalmente en las pymes para que en un momento de caída del consumo interno puedan salir al exterior a vender sus productos".

En este sentido, lamentó "el desprecio que los Presupuestos Generales para 2010 hacen a las políticas de internacionalización como instrumento fundamental para que nuestras empresas puedan salir de la crisis".

Vicente Rambla pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que sea "congruente", de forma que "si la Ley de Economía Sostenible plantea el impulso a la internacionalización de las empresas, hay que apoyarlas económicamente para que lo puedan hacer".

Por su parte, aseguró que el Ejecutivo valenciano "apuesta de forma decidida por estas políticas, y prueba de ello es el incremento en un 30 por ciento de las ayudas directas a las empresas en materia de internacionalización para el año 2010 en los Presupuestos de la Generalitat", puntualizó.

En otro orden de cosas, Rambla criticó la nueva Ley de Economía Sostenible porque "no aborda el principal problema que tiene este país como es el de la creación de empleo". El vicepresidente aseguró que esta ley es "un conjunto de medidas inconexas, la suma de todos los proyectos y desarrollos de leyes pendientes metidos en un mismo saco, sin conexión alguna".

Por última, incidió en que esta nueva normativa "no aborda ni la necesaria reforma fiscal, ni el problema financiero que tienen nuestras empresas, ni la reforma del mercado de trabajo para hacer frente al paro".