Residencias del sector solidario de la Comunitat exigirán a la Generalitat los más de 14 millones que les debe

Asamblea De Las Residencias Del Sector Solidario De La Comunitat.
LARES CV
Actualizado 24/11/2011 21:37:09 CET

VALENCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los centros de la Asociación de Residencias del Sector Solidario de la Comunidad Valenciana (Lares CV) han acordado presentar una reclamación conjunta para exigir a la Generalitat los más de 14 millones de euros que les adeuda en concepto de las subvenciones de las plazas concertadas, más los intereses de demora.

Según ha informado la asociación, esa decisión se enmarca en el plan de actuaciones aprobado en una asamblea extraordinaria celebrada este jueves, cuando vencía el plazo que le habían dado al Consell para hacer frente a ese "impago" y poner fin a una situación que "en muchos centros, es inviable y peligra la atención a los mayores".

Por este motivo, habían solicitado a la Conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas que procediera al pago "con carácter de urgencia", aunque "de momento, siguen sin obtener una respuesta".

El presidente de Lares CV, José Pascual Bueno, ha señalado que se han visto "forzados" a poner en marcha esas actuaciones "por la insostenible mora en el pago de la Generalitat".

Ha aseverado, en este sentido, que la "grave insolvencia" a la que se enfrentan sus asociados tras "más de diez meses" sin recibir la subvención de esas plazas "ha convertido la situación en insostenible".

Según el responsable de Lares CV, el objetivo de la asociación es "tanto el cobro como la negociación sobre el futuro del sector", ya que hasta ahora "no han tenido respuesta" de la Conselleria.

Como primera medida el plan de actuación, los centros presentarán el 12 de diciembre esa reclamación conjunta de la deuda y los intereses de demora ante la administración y solicitarán un protocolo de actuación a la Conselleria de Bienestar Social que determine las actuaciones a seguir con las personas mayores si llega el caso en el que estos centros "no puedan continuar atendiéndoles".

"Nosotros nunca hemos echado a nadie ni lo vamos a hacer y menos a nuestros mayores que para nosotros son como familia, pero no podemos aguantar más", ha remarcado el presidente de Lares CV, que aglutina a 44 centros en los que se atiende a casi 2.500 personas mayores y se da empleo a 1.600 personas, la mayoría con contrato indefinido, que "también se verán afectados".

Es más, ha advertido de que sus proveedores ya les han "avisado" de que si no les pagan dejarán de servirles. "Eso sería el caos y contra ello, no podemos hacer nada", ha señalado José Pascual Bueno.

En cuanto a las repercusiones sobre su plantilla, ha indicado que siempre han apostado por la estabilidad de sus trabajadores pero, si siguen sin cobrar, "también ellos se verán perjudicados". "No nos quedará más remedio porque no les podemos pagar", ha lamentado.

Según las mismas fuentes, los centros también informaran de la situación a los trabajadores y a los familiares de residentes.