Revive la Batalla de Flors de València

 

Revive la Batalla de Flors de València

Un momento de la Batalal de Flors 2017
AYUNTAMIENTO VALÈNCIA
Actualizado 31/07/2017 11:17:49 CET

VALÈNCIA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Batalla de Flores de València volvió a inundar este domingo el Paseo de La Alameda de la capital con los alrededor de dos millones de claveles que se lanzaron los participantes en esta aromática y colorista cita, que contó con la presencia de 32 carrozas.

En el acto, que puso el broche de oro a la Gran Fira de Juliol 2017, se premió con el galardón Barón de Cortes --en honor al barón de Cortes de Pallás, introductor del festejo, a la carroza 'El jardiner polar' (Ximo Esteve y Marina Puche). El primer premio de la Sección Especial A fue a parar a 'Sàtira', de Antonio Sánchez y Rafa Sánchez; el segundo a 'Visca la vida' (Alfredo Demets/Ceballos i Sanabria) y el tercero a 'Les regines de cors' (Jordi Palanca/Rafa Vilches).

En la Batalla de Flores de este año, además de los diseños de los 'carrossers', se han incorporado otros de artistas falleros y diseñadores. De este modo, "a nombres consolidados y de larga trayectoria familiar como Azpeitia, Guaita, Carrero o Sánchez, se han sumado otros como los de Marina Puche, Ceballos y Sanabria o Paco López, aportando "diseños que renuevan el estilo de las carrozas con nuevos referentes plásticos y creativos", destacan desde el consistorio del 'cap i casal'.

Además de las 32 carrozas, desfilaron nueve coches ligeros, tripulados por miembros de varias asociaciones festivas y ciudadanas. Entre ellas las preseleccionadas a la Corte de Honor de las Falleras Mayores 2017, representantes de los distintos sectores de la Junta Central Fallera, la Reina de las fiestas de Castelló, la Bellea del Foc de Alicante, altares de San Vicente, la asociación Jarit, el Ateneo Mercantil, o las fiestas populares de Patraix y San Marcelino.

Según explica el Ayuntamiento de València este acto, introducido en 1891 por iniciativa de Pasqual Frígola, barón de Cortes de Pallás, empezó a celebrarse en el Paseo de La Alameda imitando unos combates lúdicos que se celebraban en Niza (Francia) durante sus fiestas de carnaval.

Tras ello, la Batalla de Flores se convirtió "en el cortejo más distinguido y a la vez popular de la Gran Feria de Juliol", hasta configurarse "como un gran hito social y un espectáculo para el conjunto de la ciudad". La Junta de Gobierno Local del consistorio aprobó el pasado viernes solicitar a la Generalitat valenciana que declare Bien de Interés Cultural (BIC) inmaterial este acontecimiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies