Ribó destaca que el balance de las Fallas es "muy positivo" y que trabajarán para lograr la excelencia

Blacón de la última mascletà de las fallas de 2018
GVA
Actualizado 19/03/2018 16:08:05 CET

VALÈNCIA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de València, Joan Ribó, ha destacado este lunes, último día de las Fallas 2018, que el balance de las fiestas ha sido "muy positivo" en todos los sectores y que desde mañana martes se pondrán ya a reflexionar qué se debe mejorar para el próximo año porque al ser las fiestas josefinas patrimonio inmaterial de la humanidad "hay que trabajar por la excelencia".

Ribó, tras presenciar en el balcón la última mascletà de estas fiestas, ha destacado que aunque este martes comenzarán a hacer un balance con datos de cada sector se puede avanzar que el resultado es "muy positivo" porque, ha recalcado, "no ha habido ningún problema".

Así, ha destacado que la seguridad de las fiestas ha sido uno de los aspectos que más "ha preocupado desde el principio, que se ha trabajado mucho, y que de momento ha salido muy bien". Ribó ha recordado el dispositivo policial se ha reforzado con 40 agentes de fuera, "pero a veces también hacen falta más". "Cuando tienes más del doble de personas de lo que es habitual siempre hacen falta recursos", ha constatado.

Asimismo, ha destacado que la afluencia de visitantes ha rondado el cien por cien aunque puede haber descendido algo el turismo respecto al pasado año al caer el último día, noche de la cremà, en lunes y no ser festivo en todas las comunidades. "Pero ayer estábamos a un nivel prácticamente de saturación y hoy también", ha recalcado.

Por otro lado, respecto a la limpieza también ha funcionado "adecuadamente" ya que aunque la calle se ensucie tras cada gran acto, como una mascletà, "en media hora la calle está limpia otra vez". "Se limpia, pero se ensucia mucho", ha constatado.

Al respecto, ha recordado que este año se han introducido mecanismos para reciclar al máximo envases y de hecho ha destacado que gente de fuera le trasladaba que València es "una ciudad que está limpia".

En cualquier caso, ha mantenido que una ley seca no funcionaría para acabar con los problemas que genera el 'botellón' aunque hay que trabajar para reducir la cultura del alcohol. Ribó ha señalado que se trata de un problema "muy complicado" y más en una situación de excepcionalidad como durante las fiestas. Así, ha señalado que se trabaja para reducir las latas, que haya más urinarios públicos, o impedir que se produzca en determinadas zonas, en especial cerca de edificios emblemáticos.

"El tema del botellón, si ya es difícil de abordar, quiero ser realista, en un fin de semana normal, en fallas la complicación se multiplica mucho", ha constatado.

MEJORAR LA MOVILIDAD

Por otra parte, ha admitido de que se debe mejorar la movilidad y solucionar problemas que se han registrado como la invasión del carril bus, que provocó retrasos en el servicio de la EMT, o las aglomeraciones en FGV. "El año que viene es una asignatura que sin duda tenemos que continuar trabajando", ha constatado.

Por otra parte, preguntado por la petición de los presidentes de la sección Especial de crear una tasa que ayude a financiar las comisiones, ha comentado que "pedir más recursos es una práctica bastante habitual".

No obstante, ha señalado que cuando "se plantea introducir una tasa turística la planteamos en base a los servicios que se ven con necesidad de invertir más como consecuencia de la gente que viene" pero "no debería ser solo para especial" sino que "se tendría que distribuir". "No es algo que nosotros nos planeemos de manera inminente", ha señalado en cualquier caso.

Además, ha destacado que el Ayuntamiento ha procurado que las subvenciones lleguen "muy rápido" y seguirán "trabajando en esta dirección para que puedan contar con dinero". "A partir de ahí, el dinero es limitado, y la tasa turística tiene una complejidad que nos gustaría abordar, pero no podemos abordarla si no es con una legislación autonómica", ha apostillado.