Ribó pide "dejar trabajar a los profesionales" en la llegada del Aquarius y "guardar la intimidad" de sus pasajeros

Joan Ribó en el balcón del Ayuntamiento junto a la pancarta de ciudad refugio
EUROPA PRESS
Publicado 13/06/2018 15:14:50CET

Apela a la "responsabilidad, especialmente, de políticos y medios de comunicación" y reitera que València es "tierra de acogida"

VALÈNCIA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de València, Joan Ribó, ha pedido este miércoles "dejar trabajar a los profesionales y guardar la intimidad y la dignidad de las personas que lleguen" el próximo fin de semana a esta ciudad a bordo del buque Aquarius y de los otros dos barcos habilitados tras ser rescatadas en aguas del Mediterráneo.

Así, ha apelado a la "responsabilidad" de "toda la sociedad" y, "especialmente, de políticos y medios de comunicación" para estar "a la altura" de lo que requieren estos inmigrantes y refugiados, personas que "han padecido mucho y necesitan descanso y atenciones".

Ribó se ha pronunciado de este modo durante la inauguración, en el salón de cristal del Ayuntamiento de València, de la exposición 'Imprescindibles para la Paz', organizado por Acnur --la Agencia de la ONU para los Refugiados-- en València coincidiendo con la semana del Día Internacional de las Personas Refugiadas.

En la inauguración han participado también la concejala de Cooperación al Desarrollo y Migración, Neus Fábregas, y en representación de Acnur, Albert Millet. El primer edil ha señalado que la llegada de esta muestra al consistorio valenciano y la de quienes viajaban a bordo del Aquarius tras ser rescatados en el Mediterráneo ha sido "una casualidad feliz".

"Estaba programada la exposición pero no estaba programado que coincidieran. Es una casualidad pero una casualidad feliz", ha expuesto, al tiempo que ha apuntado que "demuestra muy claramente la voluntad del Govern de La Nau --el ejecutivo local que preside y que conforman Compromís, PSPV y València en Comú-- de trabajar en esta dirección", con València como "ciudad de acogida" y "ciudad de refugio".

Joan Ribó ha indicado que su gobierno municipal ha dado "continuas y reiteradas muestras" de su "firme voluntad" de que la capital valenciana actúe atendiendo a esa condición, "con las puertas abiertas a quienes se ven obligados a abandonar su tierra refugio de la guerra, del hambre, de la violencia sistemática".

El alcalde ha afirmado que se trata de personas que se ven "obligadas a poner en peligro sus vidas y las de sus familias para buscar un lugar seguro donde poder refugiarse" y para "encontrar un poco de solidaridad y ayuda para poder iniciar una nueva vida".

"Nuestra posición como gobierno local ante la llamada 'crisis de los refugiados' ha sido clara desde el primer día. De forma reiterada hemos recordado que lo teníamos todo a punto, que queríamos ejercer esa solidaridad, la ternura de los pueblos", ha subrayado. "València es una ciudad abierta, solidaria y hospitalaria. Y una vez más lo demuestra", ha resaltado.

Joan Ribó ha agregado que "ante la grave vulneración de los derechos de las personas refugiadas y de la normativa europea e internacional por parte de la gran mayoría de los estados, hasta hace muy poco también por parte de España" se ha reivindicado la "autonomía", la "capacidad" y la "predisposición" de València "a acoger" atendiendo a su "condición de ciudad refugio".

"UN DÍA PARA ALZAR LA VOZ"

El responsable municipal ha considerado que este miércoles, coincidiendo con la inauguración de la exposición 'Imprescindibles para la Paz' y con las jornadas previas a la llegada del Aquarius, es "un día para alzar la voz contra las restricciones a la libre circulación, el racismo institucional de algunos gobierno, la lentitud en el compromiso de reasentamiento, las devoluciones en caliente ilegales y la violencia y la desprotección que padecen las personas refugiadas".

"Ahora podemos cumplir los compromisos adquiridos internacionalmente y favorecer el proceso de inclusión de las personas refugiadas e inmigrantes, queremos facilitar los accesos a sus derechos sociales, culturales y económicos, independientemente de su origen y procedencia", ha manifestado Ribó.

Tras ello, ha afirmado que se debe "ganar la batalla a la indiferencia ante el dolor ajeno, movilizarse para poner fin a un drama que convierte los mares --"que tendrían que ser de entendimiento, intercambio y amistad", ha dicho-- en cementerios donde un día sí y otro también pierden la vida seres humanos que huyen de terror, la persecución y la miseria".

El primer edil ha insistido en destacar "la solidaridad del pueblo valenciano" y ha apuntado que se está demostrando, desde que se conoció la llegada del Aquarius, a través de "movimientos sociales y ONG, con el apoyo de las administraciones" y de "la lluvia de llamadas de vecinos, empresas, colegios y centros sociales" interesados en "ayudar a las personas" procedentes de ese buque.

ALCANZAR EL 0,7 EN LOS PRESUPUESTOS

Joan Ribó se ha mostrado "orgulloso" de alzar el nombre de València "como símbolo de la solidaridad" y ha dicho que los valencianos quieren estar en "el mapa de los derechos humanos". "Hay millones de personas desplazas por guerras, hambre o violencia. Es preciso dar una respuesta solidaria y nosotros queremos darla", ha insistido.

El alcalde ha destacado que las fotografías de la exposición muestran que "la gente emigra no porque quiere sino por esos problemas", que "hay que arreglar". A este respecto, ha subrayado el "compromiso" del Govern de La Nau "avanzar en la ayuda al Tercer Mundo" y "alcanzar el 0,7 en los presupuestos de 2018".

LA MARINA

Preguntado por los criterios que se tuvieron en cuenta para proponer La Marina como punto de llegada y recepción de los pasajeros del Aquarius y de los otros dos barcos, Ribó ha respondido que tras hablar con la Autoridad Portuaria y la Marina pareció que "podía ser más ágil" este último emplazamiento, también para "separarlo del movimiento de contenedores y comercial" y del de cruceros.

"Nos pareció que era mejor. Nos parecía mejor la separación", ha apuntado, además de indicar que La Marina "fue un sitio de grandes fastos y es bueno que sirva también para ayudar a la gente". El alcalde ha realizado estas declaraciones antes de que los técnicos hayan recomendado que los pasajeros del 'Aquarius' desembarquen en el muelle de cruceros por "operatividad".

Contador