Ricardo García Cárcel reivindica una "historia de largo recorrido" y critica la tendencia a crear mitos locales

Actualizado 27/11/2012 16:39:48 CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El historiador Ricardo García Cárcel, galardonado este martes con el Premio Nacional de Historia 2012 por su obra 'La herencia del pasado. Las memorias históricas de España', ha reivindicado una "historia de largo recorrido" y ha criticado la excesiva "tendencia a construir mitos y referentes locales "que tienen poco que ver con la realidad objetiva".

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press, poco después de recibir la noticia de este premio que confiesa haber recibido con "agradecimiento, alegría inmensa y sorpresa".

García Cárcel, natural de Requena (Valencia), señala que la obra premiada "reivindica la pluralidad de las memorias históricas de España". "Hemos tenido obsesión auténtica sobre la memoria histórica reciente, aplicada al pasado reciente de la República y la Guerra Civil y aquí reivindico las memorias históricas con visión de largo recorrido, aplicada a toda la Historia de España", precisa.

En su opinión, "cada generación ha construido sus propia memoria de España desde ópticas diferentes". Por ello, cree imprescindible "una memoria histórica larga y también ancha, porque es obvio que ha habido voces de la historia de España muy diferentes si se hacen desde el mirador catalán, castellano o andaluz", alega.

REFERENTES DISTORSIONADOS

García Cárcel dice ser "muy crítico con la tendencia a construir mitos que cada territorio hispánico ha elaborado". "Son referentes éticos o dramáticos muchas veces distorsionados y cargados de emociones, entendibles desde un punto de vista sentimental, pero que tienen muy poco que ver con la realidad objetiva", explica.

En este sentido, aboga por la "pluralidad de memorias pero con la necesidad de historia crítica que desvele las falsas legitimaciones en las que muchas veces se apoyan estos mitos y referentes".

Así, cita como ejemplo en el caso del nacionalismo catalán, la figura de Rafael de Casanova, Pau Clarís o la Guerra de los Segadores. "Mucha emoción, pero desde el punto de vista histórico con discutible legitimidad", dice. Y lo mismo en el ámbito castellano con ejemplos como los del Conde Fernán González o el Cid Campeador.

A este respecto, critica que la propia España de las autonomías, "con el localismo que ha propiciado, ha generado una focalización excesiva en estos referentes propios y ha descuidado los referentes de carácter común". "Ahora se elevan a los altares, sin ningún cuestionamiento crítico, una serie de mitos locales o autonómicos mientras los grandes referentes que aglutinaban la Historia de España tienen sus altares vacíos", apostilla.

"NO SOY INDEPENDENTISTA"

Este historiador valenciano, que desde hace 40 años vive en Cataluña, afirma no ser independentista y apunta a la existencia de "problemas de largo recorrido, de diálogo, de entendimiento", cuando se le pregunta por esos anhelos de independencia.

"Hemos tenido un pasado demasiado cargado de guerracivilismo y de choques de trenes y lo que hay que intentar es evitar esos choques. Hay que echar raíces para que no se produzcan", señala.

Respecto a la posibilidad real de una independencia de Cataluña, García Cárcel confiesa ser "optimista pese a todo". "Tengo el pesimismo de la inteligencia pero el optimismo de la voluntad y ceo que es posible si todos hacemos un esfuerzo por ambas partes", asegura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies