El síndic abre una queja de oficio para comprobar el grado de igualdad "real" en los ciclos de ESO y Bachillerato

El Síndic De Greuges, José Cholbi
SÍNDIC DE GREUGES
Actualizado 24/11/2011 12:58:44 CET

VALENCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha abierto esta semana una queja de oficio dirigida a comprobar en el ámbito de educación secundaria --tanto en la ESO como en bachillerato-- "si existe discriminación sexista que pueda manifestarse a través del sistema educativo en nuestra comunidad".

Según ha indicado el síndic, José Cholbi, en un comunicado, la educación "constituye un espacio privilegiado para formar desde la infancia en la convivencia pacífica y para fomentar la reflexión crítica sobre las desigualdades". "Educar para la democracia supone educar en el respeto a la tolerancia y en igualdad de condiciones, de trato y de oportunidades, lo que es una garantía para la prevención de la violencia de género", ha añadido.

La institución ha resaltado que lleva "años" trabajando en materia de igualdad y "haciendo seguimiento del grado de implantación tanto de la Ley Orgánica 3/2007 como de la Ley 9/2003, de 2 de abril, de la Generalitat, para la Igualdad entre Mujeres y Hombres".

Esta última norma establece, en su artículo 51, que con la entrada en vigor de la esta ley se creará la Defensoría de la Igualdad, con objeto de vigilar el cumplimiento de lo previsto en ella. Esta Defensoría será desempeñada por el síndic de Greuges, "en la forma y condiciones que prevé su ley de creación".

RECOMENDACIONES A DIVERSAS INSTITUCIONES

A principios de noviembre el Síndic de Greuges dictó una resolución en la que hacía llegar varias recomendaciones a las universidades públicas de la Comunitat Valenciana, a la Conselleria de Educación, Formación y Empleo y a la de Turismo y Cultura. En este documento, el síndic solicitaba, entre otras cuestiones, la introducción en todas las áreas, sectores e instituciones del principio de transversalidad de género.

Este principio consiste en asegurar que las políticas que se generan en una determinada administración "contribuyan positivamente a la igualdad entre mujeres y hombres". Asimismo, Cholbi instaba a "aplicar un sistema de evaluación en todos los sectores a fin de comprobar la eficacia real de las políticas y programas adoptados".

También durante el año 2010, el defensor del pueblo valenciano tramitó una queja sobre el lenguaje sexista en los libros de textos, cuya resolución fue aceptada por la Conselleria de Educación. En esta ocasión, Cholbi sugería a la administración educativa que adaptara los libros de texto y materiales didácticos que pudieran incurrir en discriminación, "a fin de que no contuviesen comportamientos y estereotipos que pudieran suponer discriminación entre mujeres y hombres".

En opinión del síndic, "son muchos los logros que se han conseguido en las últimas décadas en la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres" aunque, sin embargo, "todavía existen en nuestra sociedad conductas y relaciones que ponen de manifiesto los desequilibrios existentes, y por ende, la necesidad de seguir avanzando en este sentido".