Los sindicatos califican de "agridulce" el preacuerdo sobre el ERE de Sáez Merino que tendrá un coste de 9,5 millones

Actualizado 11/05/2006 23:01:20 CET

Reclaman la retirada de la Ley de Procedimiento Concursal en los términos actuales porque genera "indefensión"

VALENCIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Los miembros de los comités de empresa de Sáez Merino suscribieron hoy el preacuerdo al que llegaron anoche los sindicatos UGT-PV, CCOO-PV y SI con la textil Sáez Merino sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa, que finalmente afectará a 427 trabajadores, el 48 por ciento de la plantilla, y supondrá un coste económico para la firma de 9.535.000 euros. Este acuerdo fue calificado por los representantes sindicales como "agridulce".

Al respecto, el secretario general de FIA de UGT-PV, Carlos Rodríguez, señaló que se trata del "mejor acuerdo" entre las posibilidades que tenían los sindicatos y afirmó que, en cierto modo, es "satisfactorio para las dos partes", porque, aseguró, se han conseguido algunos de los objetivos planteados por los sindicatos, que reclamaban "el mantenimiento del máximo empleo posible en diferentes áreas de la empresa", así como unas "indemnizaciones dignas" para los afectados por el ERE.

Así, destacó que se ha reducido "sustancialmente" el número de empleados afectados inicialmente por el ERE --de la extinción de 654 trabajadores se ha pasado a 427--, y que se mantiene empleo en las áreas de textil y confección.

Además, de la indemnización propuesta en un principio por la empresa que reconocía 20 días de sueldo por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, se ha pasado a 32 días con un límite de 21 mensualidades, con importes mínimos de 4.000 euros y máximos de 50.000 euros para cualquier trabajador afectado.

Asimismo, el preacuerdo suscrito eleva en 545.000 euros las indemnizaciones por despido, cuyo montante final se situaría en 9.535.000 euros, según informaron fuentes hoy de la textil a través de un comunicado.

Respecto a la planta de Segorbe (Castellón), no se materializará el cierre de la misma hasta finales de año, al quedar la decisión pendiente de una evaluación de su "rentabilidad", según los sindicatos, o de que la continuación de su actividad sea "estratégica" para el grupo, según la textil.

De este modo, la prolongación de la actividad en Segorbe se une al mantenimiento de los centros de producción de Benaguacil (Valencia) y Daimiel (Ciudad Real), cuyos cierres se preveían en el primer ERE presentado por la empresa, "ante la imposibilidad de competir con los costes de mano de obra del textil chino", precisaron entonces.

Así, el proyecto inicial contemplaba la desaparición de toda producción industrial propia en España para "garantizar su continuidad" como empresa dedicada al diseño, el marketing y la distribución de sus cuatro marcas de ropa (Lois, Cimarron, Caroche y Caster), contratando su producción en países de "mano de obra barata", explicaron.

Por otro lado, la firma del convenio por las dos partes "desbloquea" el plan de viabilidad de la empresa, sujeta a un concurso de acreedores desde el mes de febrero, y que en caso contrario habría obligado a la "liquidación" de la firma, apuntaron los representantes sindicales.

Por su parte, el secretario general de Fiteqa de CCOO-PV, Vicente Rodríguez, señaló que "no se puede valorar un ERE, porque significa que hay afectados y que se pierde empleo". No obstante, afirmó que "hay que establecer criterios y tomar decisiones", y explicó que, por ello, los sindicatos presentes en Sáez Merino decidieron por "unanimidad" aprobar la última propuesta de la empresa, aunque reconoció que las negociaciones "no han sido fáciles".

"INDEFENSION"

Asimismo, Vicente Rodríguez lanzó un "mensaje" a los empresarios y a la Administración, para "advertir" de que la Ley de Procedimiento Concursal en los términos en los que se está aplicando, "genera indefensión", aseveró, al tiempo que criticó que se esté "convirtiendo en regla la excepción", al presentar un ERE antes de haber concluido el proceso concursal.

En este sentido, el secretario general del SI, Fermín Palacios, quien afirmó que "el preacuerdo es razonablemente insatisfactorio", reclamó a "quien tenga la mayoría parlamentaria", que retire dicha ley, que calificó de "bodrio", porque "no introduce más que factores desestabilizadores en el proceso de negociación colectiva y provoca verdaderas catástrofes", dijo.

Por ello, pidió su "revisión y desaparición" en los términos actuales, con el fin de "restablecer el equilibrio entre las partes durante el proceso", explicó.

Por otro lado, los representantes sindicales indicaron que ahora quedan dos temas pendientes relacionados con el ERE, para los que reclamaron ayudas de la Administración, tanto autonómica como central. Al respecto, solicitaron "apoyos" para el plan de prejubilaciones de los 75 trabajadores mayores de 55 años, así como un plan de recolocación para el resto de los empleados afectados.

Mañana está previsto que el preacuerdo sea refrendado por las asambleas de los trabajadores de Sáez Merino, con lo que el próximo lunes sería ratificado por sindicatos y empresa, apuntaron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies