Sindicatos rechazan la línea única porque es una "agresión" a los derechos lingüísticos de los alumnos valencianos

El Conseller Anuncia La Línea Única Plurilingüe
GENERALITAT
Actualizado 30/05/2011 20:00:56 CET

VALENCIA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos del sector docente STEPV-Iv, FETE UGT PV y FE CCOO PV han coincidido en rechazar la línea lingüística única en los centros educativos de la Comunitat --que supondrá la impartición de al menos un tercio de materias en castellano y valenciano y hasta otro 33% en inglés-- por considerar que reducirá la presencia de la lengua vernácula y supondrá una "agresión" a los derechos de miles de alumnos valencianos.

Por su parte, ANPE y CSI·F no se han opuesto a la idea pero han hecho notar que falta conocer la aplicación práctica y cómo se solucionarán cuestiones como la falta de profesorado con competencia en inglés.

Así, STEPV ha criticado el modelo anunciado por el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, porque "da por supuesto que el valenciano está en iguales condiciones de igualdad que el castellano, cosa que no es cierta". El sindicato cree que la fórmula propuesta por la administración "no garantiza el cumplimiento de la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià ni de los decretos curriculares de primaria y secundaria en lo que se refiere a la adquisición de las mismas competencias lingüísticas en valenciano y en castellano".

"También es aventurado --prosiguen estas fuentes-- hacer una propuesta de un nuevo modelo lingüístico sin haber hecho ni dado a conocer una evaluación previa del funcionamiento de los programas lingüísticos actualmente vigentes todo poniéndolos en relación con los objetivos de la adquisición de lenguas".

Por todo ello, STEPV cree que es necesario "extender al conjunto del sistema educativo los programas de enseñanza en valenciano, sobre los cuales se debería construir un modelo de enseñanza plurilingüe, de una manera sensata y planificada".

En términos similares, FE CCOO PV ha calificado la iniciativa de "muestra de poder arbitrario y autoritario" y ha agregado que supone "una agresión contra los derechos lingüísticos de miles de alumnos valencianos, que verán impedido su acceso a una enseñanza en valenciano por los caprichos de un conseller que se autodenomina 'inaugurador' pero que solamente se ha distinguido por inaugurar ocurrencias destructivas para la calidad de la enseñanza valenciana".

La federación defiende que "la propuesta pedagógica predominante y que ha mostrado su eficacia en la enseñanza de las lenguas minoritarias --y el valenciano lo es frente al castellano-- es el modelo de inmersión lingüística".

Añaden que "este nuevo 'decreto de nueva planta' necesariamente dificultará el acceso a su cultura y a la asunción de competencias lingüísticas de miles de estudiantes que se verán perjudicados por las medidas autoritarias de aquel que anuncia que abandonará su responsabilidad pero aprovecha su poder para imponer su criterio incluso cuando esto supone condenar al alumnado valenciano a hacer un sobreesfuerzo posterior en su trabajo y estudio en las etapas educativas obligatorias para poder ser competente en su propia lengua".

"CHAPUZA"

CCOO critica igualmente que la medida implica "la reducción de un número significativo de unidades educativas al hacer desaparecer la exigencia del perfil lingüístico en las clases, forzar al profesorado valenciano a asumir competencias lingüísticas sin destinar recursos a su formación y la creación de una chapuza de gran magnitud al mezclar recorte de recursos y grandes pretensiones a expensas de limitar el acceso a la educación y devaluar la calidad de la enseñanza sin escuchar a los principales implicados en este proceso: la comunidad educativa".

FETE-UGT PV ha censurado que el anuncio va a suponer, en la práctica, "la desaparición de las líneas en valenciano que, pese a los casi treinta años que tiene la LUEV, no están todavía ni siquiera garantizadas en todos los niveles del sistema educativo valenciano"

Para UGT, "la principal obligación que tiene el Consell y todos sus miembros es cumplir con el Estatuto de Autonomía y la legalidad vigente, y con este modelo educativo plurilingüe que se propone y anuncia desde Educación, no se cumple ni con el Estatuto ni con la legalidad vigente, ya que no permite que el alumnado valenciano, al finalizar sus estudios obligatorios, domine las dos lenguas oficiales".

"Más bien al contrario, reduce la presencia del valenciano en la enseñanza y educación de nuestro alumnado, al tener que compartir su presencia en la misma franja horaria y temporal que el castellano y solo poder alcanzar un máximo conjunto del 66% de los tiempos escolares", apunta.

Más abierto a la propuesta se ha mostrado el presidente de ANPE, Antonio Ponce, que ha reconocido a Europa Press que, "en principio, no parece una mala idea teniendo en cuenta que hay muchos problemas y descontento" con el sistema actual de líneas.

TEORÍA Y PRÁCTICA

No obstante, ha reclamado que la iniciativa se explique en la Mesa Sectorial de Educación y ha emplazado a ver su "concreción", ya que hay cuestiones como la escasez de docentes en inglés, que "siempre es el caballo de batalla en España". "La teoría está bien pero faltaría la aplicación", ha resumido.

Por último, la presidenta provincial de CSI·F en Valencia, Paula Breñas, ha acogido con "cautela" las declaraciones del conseller de Educación y ha dicho que deben presentarse todos los detalles en el foro correspondiente, que es la Mesa donde están presentes los sindicatos.

La central sindical ha aprovechado para reivindicar que, en el campo del inglés y de las nuevas tecnologías, "lo que hace falta es una reforma de al formación integral del profesorado", porque existe "un desfase". "Estamos anclados y necesitados porque con una buena formación en idiomas y tecnología podremos afrontar todas las iniciativas para un sistema educativo competente", ha puntualizado en declaraciones a Europa Press.