Desmantelan un laboratorio de cocaína en un chalé de Riba-roja e intervienen 12 kilos

383542.1.644.368.20180213121535
Vídeo de la noticia
Actualizado 13/02/2018 13:53:11 CET

La operación se salda con cuatro detenidos, varios registros y 700 kilos de precursores incautados

VALENCIA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil han desmantelado en un chalé de Riba-roja de Túria (Valencia) un laboratorio de extracción secundaria de cocaína --que venía dentro de un "líquido viscoso"-- y han detenido a cuatro hombres de entre 34 y 61 años, tres de origen español y uno de origen colombiano, como presuntos autores de cuatro delitos de tráfico de drogas. Todos ellos con antecedentes policiales.

Así lo ha dado a conocer este martes el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, en atención a los medios para informar de esta operación contra el narcotráfico, que ha acabado con una "banda organizada" y que según ha dicho, ha sido "especialmente compleja" porque contaba con "fuertes medidas de seguridad".

En total, los agentes realizaron cinco registros en Valencia, Riba-roja, l'Eliana, Chella y Canals donde han intervenido casi 12 kilos de cocaína, 700 kilos de precursores, 58 gramos de anfetamina, 48 gramos de metanfetamina, 77 gramos de marihuana, 5.000 euros, una prensa hidráulica, tres moldes para droga, planchas con diferentes logos, tres balanzas, una máquina de contar dinero, una máquina de envasar al vacío, tres secadores artesanales, 20 teléfonos móviles y una escopeta de cañones recortados.

Según ha explicado, las investigaciones se iniciaron a principios de año, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que un grupo de personas podría estar montando un laboratorio de extracción de drogas, después de detectar "grandes compras de productos químicos de una empresa de un polígono de Paiporta que se trasladan a chalet de Riba-roja".

La singularidad de este laboratorio, ha explicado Moragues, es que se trataba de un "laboratorio de extracción secundaria de cocaína que venía dentro de un líquido viscoso", del que había que extraerla y a partir de ahí, hacer un molde en pastillas y luego venderlas.

A principios de febrero los agentes realizaron una entrada en el chalé donde localizaron un laboratorio de extracción secundaria de droga, así como intervinieron cuatro kilos de cocaína ya procesada, 700 kilos de precursores, una prensa hidráulica, moldes, logos, planchas para realizar paquetes, unos 3.000 euros y detuvieron a tres hombres.

Posteriormente, los policías registraron el domicilio de uno de los ahora detenidos e intervinieron siete kilos de cocaína, embalados y empaquetados.

Dos días después, los agentes detuvieron a otro miembro del grupo y realizaron dos nuevos registros, uno en una nave de Canals y otro en un domicilio de Chella donde intervinieron 58 gramos de anfetamina, 48 de metanfetamina, 77 gramos de marihuana, cuatro gramos de hachís, 20 teléfonos móviles y una escopeta de cañones recortados.

Finalmente, investigadores averiguaron que los sospechosos recibían envíos de cocaína que se encontraba dentro de un "líquido viscoso" para posteriormente realizar en el laboratorio la extracción secundaria para su conversión y transformación en paquetes de cocaína para su venta y distribución. Los detenidos, con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial.