Suspenden por tercera vez la vista a los antimilitaristas que bloquearon el tren de la OTAN por inasistir los testigos

 

Suspenden por tercera vez la vista a los antimilitaristas que bloquearon el tren de la OTAN por inasistir los testigos

Actualizado 11/05/2006 16:57:43 CET

VALENCIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de lo penal número 2 de Valencia ha suspendido por tercera vez el juicio contra las cuatro personas que en octubre de 2004 bloquearon con sus cuerpos en la capital la salida de un tren cargado con material militar de la base de la OTAN que se dirigía a unas maniobras en San Gregorio (Zaragoza) por la incomparecencia de todos los testigos del ministerio fiscal, tres agentes de la Policía Nacional y un guardia jurado.

A las puertas de la Ciudad de la Justicia, donde se iba a celebrar el juicio, se concentraron unas 10 personas que exhibieron una pancarta con el lema 'Stop OTAN. Desobeix les guerres' ('Stop OTAN. Desobedece las guerras').

El letrado de los antimilitaristas, Gabriel Calabuig, no descartó que sus clientes, para los que el ministerio público pide un año de prisión por un delito de desórdenes públicos, decidan iniciar el ejercicio de responsabilidades por daños y perjuicios contra la administración o funcionarios por esta tercera suspensión. En esta ocasión, además, no se ha fijado una nueva fecha de celebración.

Según explicó la Campaña Antibase, la primera fecha para celebrar el juicio se fijó el 3 de noviembre de 2005, aunque fue suspendido porque "ni la base de la OTAN ni la antigua Renfe proporcionaron a tiempo los horarios de los trenes militares solicitados por el juzgado"; la segunda fue el 30 de noviembre, ocasión en la que no se celebró por incomparecer tres agentes y el guarda jurado de la compañía ferroviaria, citados como testigos.

En esta ocasión, según el letrado, de todos los testigos del fiscal que no se han presentado sólo existe una justificación de un agente en la que alega que está de vacaciones y otra de un segundo que asegura estar de curso. El abogado indicó que a la vista de toda esta situación, están estudiando el posible ejercicio de responsabilidades contra la administración o funcionarios por daños y perjuicios.

Los acusados consideran que este proceso es "sorprendente" ya que sostienen que la acción que llevaron a cabo fue "totalmente legítima" y "no violenta". Los cuatro acusados se encadenaron el 17 de octubre de 2004 con tubos metálicos a los raíles de la vía por donde iba a circular un tren militar en dirección a unas maniobras a San Gregorio (Zaragoza), preparatorias para asumir el mando rotatorio de la nueva Fuerza de Respuesta de la OTAN que, según los antimilitaristas, se decidió en la última reunión de la Cumbre de Praga a iniciativa de EEUU para "aplicar" en la Alianza Atlántica la doctrina de la 'guerra preventiva'.

Los antimilitaristas aseguran que su acción, neutralizada por la policía dos horas y media después, se desarrolló con respeto por la integridad física de las personas implicadas, se señalizó la presencia del bloqueo, el tren se encontraba parado en su estación de carga, los participantes llevaban pancarta y ropa reflectante y no se cortó ninguna vía de circulación ordinaria sino sólo la que iba a recorrer el tren militar.

En este sentido, su letrado subrayó que en la causa no se ha personado ninguna acusación particular y que los daños por la rotura de un candado de una puerta, que el fiscal eleva a 10 euros, habrían causado un perjuicio a Renfe, que no ha ejercido acciones. Asimismo, agregó que está acreditado que no se produjo ninguna repercusión en el tráfico de los trenes porque el convoy de la OTAN tenía previsto su salida a las 18.30 horas y a las 18.00 ya se había ido, por lo que no hubo ni retenciones ni retrasos.

La Alternativa antimilitarista aún mantiene abierta la campaña de apoyo y solidaridad que se inició "poco después de esta acción directa 'no violenta' para demostrar tanto al fiscal y al juez como al resto de instituciones implicadas que los métodos y las motivaciones de estas personas cuentan con una amplia aceptación social".

La campaña consiste en el envío de cartas, faxes y correos electrónicos tanto al juzgado como al ministerio de Defensa y a la base de la Fuerza de respuesta de la OTAN en Bétera. Hasta la fecha, se han entregado en el registro del juzgado cerca de 1.100 cartas de apoyo y 230 autoinculpaciones de personas que declaran haber participado en la acción de desobediencia civil.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies