La tasa de riesgo de pobreza alcanza al 37,7% de niños de la Comunitat

Presentación del II Informe de la infancia de la Comunitat de Unicef
EUROPA PRESS
Actualizado 19/12/2016 13:11:48 CET

Unicef advierte de que los menores valencianos están peor que la media y es el grupo etario más afectado por la crisis

VALENCIA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La tasa de riesgo de pobreza infantil y exclusión (AROPE) alcanza al 37,7% de los menores de la Comunitat Valenciana, es decir a 337.191 chavales, el fracaso escolar al 32,6% y el abandono escolar al 23,4%. Estos datos revelan que los niños valencianos se mantiene como el grupo etario más afectado por la crisis y peor que la media española.

Así, lo ha señalado este lunes el presidente de Unicef Comité Comuidad Valenciana, Jorge Cardona, en la presentación del II Informe de la infancia en la Comunitat Valenciana elaborado por Unicef junto a la autora del estudio y responsable de sensibilización y políticas de infancia, Marlene Perkins, en la Universitat de València.

Perkins ha explicado al respecto que las cifras han ido creciendo de forma constante desde el inicio de la crisis hasta 2014 y desde entonces se han mantenido con pocas variación ya que estos datos son "un síntoma de una situación que no se produce ni se resuelve en un año".

Así, las cifras del I informe revelaban que la tasa de riesgo de pobreza infantil y exclusión (AROPE) alcanza al 36,6% de los menores de la Comunitat Valenciana, el fracaso escolar al 30,4% y el abandono escolar al 26,9%.

Perkins ha destacado que aunque ha habido mejoras en el último año, como la creación por primera vez en la historia de una Dirección General de la Infancia y la Adolescencia y se esté trabajando en un Pacto Valenciano por la Infancia, como se recomendó en el primer informe, la Administración "sigue sin ponerse las gafas de la infancia" que le permita tener una "correcta radiografía de la situación" para adoptar políticas eficaces.

Así, con los datos que disponen, todos sacadas de fuentes oficiales como el INE, consellerias o ministerios, se observa que los niños valencianos están incluso pero que la media española. El indicador AROPE, que cuantifica los niños en riesgo de pobreza o exclusión social, asciende en la Comunidad Valenciana al 37,7% de la población infantil, lo cual equivale a más de 337.000 niños frente al 34% de España.

En concreto, los niños valencianos en riesgo de pobreza relativa suponen el 32,3% y los que sufren privación material severa el 15,3%. En España, los niños que viven en hogares con muy baja intensidad del trabajo son el 13% .

El fracaso escolar, que mide el porcentaje de alumnos que no se gradúan de la ESO, es en la Comunitat Valenciana casi 10 puntos superior a la media mientras que la tasa de abandono escolar, aquellos que se han caído del sistema educativo pero que no han entrado en el mundo labor, es casi un punto y medio superior. Además, solo el 31,9% de los alumnos con necesidades educativas especiales cursas sus estudios en escuelas ordinarias, muy debajo del 79,6 de media nacional.

Perkins ha apuntado que además no tiene datos sobre indicadores "clave" para saber cómo está la infancia. Entre ellos, sobre la violencia contra los niños en el ámbito familiar o la pobreza crónica, lo cual "mantiene en la invisibilidad algunos problemas que afectan a la infancia". Al respecto, ha reclamado campañas de concienciación para la infancia al igual que se realizan en defensa de los derechos de las mujeres.

MEDIDAS

Por su parte, Jorge Cardona ha confiado que, ante esta situación, en un "breve plazo" se firme el Pacto valenciano por la infancia con medidas y un presupuestos concretos, así como garantizar la inversión pública en la infancia, blindándola frente a variaciones políticas y económicas.

Del mismo modo, pide crear un mecanismo de coordinación transversal a alto nivel político para todas las políticas públicas para la infancia dirigido desde Presidencia o Vicepresidencia y tramitar la nueva Ley de Infancia y Adolescencia, en consonancia con las nuevas leyes nacionales de protección de la infancia, así como diseñar un nuevo Plan Estratégico de Infancia, pues el último data de 2010.

Del mismo modo, Unicef reclama un mayor compromiso social porque "si hay una opinión pública que se escandaliza cuando tiene conocimiento de estas cifras van a ser más exigentes con a Administración".