Trabajadores de la proveedora de servicios logísticos de Ford inician una huelga indefinida a un mes de perder su empleo

Actualizado 29/02/2012 20:38:16 CET

VALENCIA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores de la empresa valenciana Servicios Auxiliares de Logística (SAL), que se ha encargado durante los últimos 30 años de recibir todos los vehículos fabricados en la planta de Ford en Almussafes (Valencia) y prepararlos para el transporte, iniciaron este martes una huelga indefinida a un mes de perder su empleo ante la decisión de la multinacional de cambiar de proveedor.

Según ha explicado a Europa Press un directivo de la compañía, sus 63 trabajadores exigen que la unión temporal de empresas (UTE) a la que se ha adjudicado ese servicio --participada por Transport Service, Holdmayer, Autologic y Bergé-- subrogue la plantilla, de modo que "no pierdan sus empleos ni los derechos adquiridos".

El contrato de gestión de la terminal de transporte en Almussafes era "renovable año a año" y "cada tres años o cuando lo solicitaba la multinacional", negociaban las condiciones. En esta ocasión, Ford les trasladó que quería "mecanizar la gestión y que se invirtiese en nuevas tecnologias para que ese trabajo estuviera mejor controlado y fuera de mayor calidad" y en noviembre, convocó un concurso público al que optaron once empresas, entre ellas la firma valenciana SAL.

De hecho, SAL accedió a la final del proceso junto con la UTE de TS, Holdmayer, Autologic y Bergé y ambas presentaron sus respectivos proyectos a los responsables de Ford en Alemania. Según las mismas fuentes, éstos felicitaron a la delegación valenciana "porque eso era lo que querían e incluso llegaron a decir que a igualdad de precio, no iban a cambiar de proveedor", pero el 23 de diciembre les comunicaron que su precio estaba "absolutamente fuera de mercado" y que finalmente habían decidido decantarse por la UTE por ese motivo.

Desde SAL, ven "absolutamente lícito" el proceso y aseguran no tener "nada que objetar" a la decisión adoptada por la multinacional automovilística, pero denuncian que "la realidad es que el trabajo que se va a hacer a partir del 1 de abril es exactamente el mismo que se hacía antes, sin ningún tipo de cambio, ni mecanización, ni inversiones en nuevas tecnologías, ni nada".

Por ese motivo, reclaman la subrogación de la plantilla de modo que los 63 trabajadores puedan pasar a la nueva contrata, a lo que se niegan los responsables de la UTE porque "con la nueva reforma laboral, podrían despedir a toda la plantilla, contratarla luego con la consiguiente pérdida de derechos, aprender de su experiencia de tantos años y en seis meses, echarlos sin ni siquiera tener paro".

De hecho, están a la espera de que la administración "se defina en esta cuestión" y confían en que "dicte, en cumplimiento de la ley, una resolución de subrogación forzosa, de forma que nadie iría a engrosar la nómina del paro en España".

"LES ESTÁ COSTANDO UNA FORTUNA"

Esa reivindicación les ha llevado a convocar una huelga indefinida que aseguran que "ya está teniendo un coste económico importante para la factoría", dado que "les está costando una verdadera fortuna conseguir que esos mil coches diarios sigan saliendo y transportándose como si la huelga no existiese".

Según las mismas fuentes, inicialmente la dirección de Ford "intentó que sus propios empleados supliesen el trabajo de SAL" en la terminal de transporte de la planta, "pero los sindicatos se negaron a sustituir a trabajadores en huelga y tuvo que recurrir a una empresa de trabajo temporal para que moviera esos coches".

"Visto desde fuera, los coches siguen saliendo, pero Ford ha tenido que gastarse una fortuna en sacar los coches a diferentes centros de distribucion para que otras empresas les arreglen lo que SAL hacía dentro de la terminal de transporte", asegura el directivo.