Tres funcionarios de Fontcalent coinciden en apuntar a uno de principales procesados como autor de la muerte del preso

Actualizado 06/02/2006 18:04:23 CET

Uno de los empleados dice que escuchó cómo algunos internos defendían la necesidad de matar a alguien "para que les tomaran en serio"

ALICANTE, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La tercera sesión de la repetición del juicio por el motín de la prisión alicantina de Fontcalent, en el que un preso de nacionalidad argelina fue asesinado, contó hoy con la declaración de cuatro funcionarios del centro penitenciario, tres de los cuales coincidieron en acusar a uno de los principales procesados, Antonio C.E., como uno de los autores materiales del asesinato.

Durante la declaración de los funcionarios --que prestaron testimonio sobre lo ocurrido detrás de una mampara, para no ser reconocidos por los acusados--, el entonces jefe del Servicio de Supervisión del centro penitenciario explicó durante su declaración que observó a través de unas rendijas de la planta primera donde estaba la Enfermería cómo se produjo la muerte del interino asesinado, y manifestó que la elección del reo "en mi opinión, creo que se produjo al azar".

Así mismo, este mismo funcionario expresó que había varias personas rodeando al súbdito de nacionalidad argelina y que, debido a la escasa luz que había, "sólo recuerdo que estaban Antonio C.E., Miguel A.A. y Francisco S.", tres de los considerados por el fiscal como presuntos autores de la muerte.

Además, el entonces jefe del Servicio de Supervisión apuntó que "fueron más los que asesinaron al hombre porque les vi" y confirmó que durante la revuelta la alarma de la prisión no funcionó.

"TOMAR EN SERIO"

Otro de los funcionarios, V.C., relató los acontecimientos en la misma línea, ya que aseguró reconocer a los procesados Francisco S., Manuel A. A. y Antonio C.E. como los asesinos del reo argelino, al tiempo que apuntó que vio toda la secuencia de la muerte del argelino y que escuchó cómo los miembros del motín defendían que era necesario matar a alguien "para que les tomaran en serio".

Esta declaración, sin embargo contrasta con la que hizo en el juicio anterior en la que indicaba que "desde que golpearon al argelino con una pata de cama hasta que lo remataron no vio nada". Este cambio, provocó que todos los letrados solicitaran al presidente de la sala que el funcionario fuera acusado de falso testimonio por contradicción.

A pesar de ello, V.C. declaró que vio los hechos desde la galería de la Enfermería y que, a pesar de que era de noche, pudo ver el asesinato del interino porque había "dos o tres focos" que alumbraban la zona donde se produjo el suceso. Además, expresó que Antonio C. "puso al argelino de espaldas y le dio tres o cuatro puñaladas", mientras decía que "ahora ya está muerto".

En esta línea, otro de los funcionarios aseguró que vio a Antonio C.E. "rematar" al preso argelino y que escuchó como Antonio C.E. decía "para mí matar es un placer". No obstante, este funcionario indicó que él sólo vio esta acción de Antonio C.E. porque "no vi cómo agredían al argelino", al tiempo que manifestó que "no recordaba" si había visto a Miguel A. A. limpiarse la sangre de su pincho con la camiseta, tal y como había declarado en el juicio anterior.

Por último, el entonces director de la cárcel de Fontcalent, A.A., indicó que no presenció el asesinato. Así mismo, subrayó que tan sólo negoció al principio del motín con Manuel P. y con Antonio C.E., y que el también procesado Juan J. G. "no me pidió nada", al tiempo que subrayó que desconoce si después participó en las negociaciones con el entonces director de Instituciones Penitenciarias.

Así mismo, A.A. apuntó que al principio de las negociaciones los amotinados pedían mejoras para los presos pero que después pidieron un vehículo blindado con gasolina y un helicóptero, al tiempo que subrayó que vio a Héctor G. y a Antonio C.E. "exhibir a los funcionarios secuestrados". Por último, indicó que "en aquella época había pocos medios para garantizar la integridad física de los presos".

DOS EXPULSADOS

La tercera sesión del juicio de Fontcalent terminó con la expulsión de los procesados Antonio C.E. y de Héctor G. por interrumpir las declaraciones de los funcionarios. El primer en salir de la sala fue Antonio C. E. --considerado uno de los líderes de la revuelta--, al manifestar durante la declaración del segundo funcionario que los testigos "no dicen la verdad" y que "deberían hacerle la prueba de alcoholemia".

Por su parte, Héctor G. fue expulsado por reírse de manera ostentosa cuando el funcionario V.C. explicó que en la declaración del juicio anterior manifestó que no había visto el asesinato del reo argelino, porque estaba con "la mente bloqueada porque no podía concebir haber visto un asesinato de estas características".

La cuarta sesión del juicio de Fontcalent se iniciará mañana a las 10.00 horas con la declaración de otros funcionarios que estuvieron envueltos en el motín de la cárcel alicantina. Está previsto que la declaración de los 17 funcionarios se realice entre hoy y el próximo miércoles, 8 de febrero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies