La Unió-COAG denuncia que "una plaga de conejos y liebres pone en peligro las cosechas de muchas comarcas valencianas"

Actualizado 04/08/2006 19:22:22 CET

VALENCIA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unió-COAG denunció hoy en un comunicado que una "plaga de conejos y liebres" está causando "graves daños económicos" en las cosechas y árboles de los agricultores de numerosas comarcas, fundamentalmente en la Vall d'Albaida (Valencia) y la Vega Baja (Alicante), aunque precisó que la misma se extiende "a lo largo y a lo ancho de toda la Comunitat Valenciana".

Al respecto, la Unió ha solicitado una reunión "urgente" con responsables de las consellerias de Agricultura, y de Territorio y Vivienda, con objeto de "analizar la situación", así como "adoptar las medidas oportunas para resolver un problema que afecta gravemente a muchos agricultores valencianos".

En este sentido, la organización agraria considera que "hay que establecer inmediatamente una serie de actuaciones para combatir esta plaga y que se mantenga en un nivel aceptable para que las cosechas no se vean afectadas".

Asimismo, la Unió critica que mientras la plaga de conejos "acecha" las comarcas valencianas, "hayan desaparecido las ayudas por parte de la Generalitat para los agricultores afectados por la proliferación de estas especies cinegéticas".

Así, explicó que la conselleria de Territorio y Vivienda retiró de los presupuestos de 2006 la partida destinada a las inversiones para la prevención de daños de fauna silvestre en los cultivos agrícolas, cuya partida en 2005 para los propietarios y responsables de daños ascendía a 60.000 euros. La normativa que existía hasta la fecha "permitía ayudas para adquirir material de protección de los cultivos agrícolas, así como para su instalación (mallas y tutores)", según la organización agraria.

Por ello, la Unió opina que "se deben volver a conceder ayudas, pero con un presupuesto suficiente y con nuevas medidas y condicionantes para lograr una mayor eficacia ante una situación que es alarmante en algunas zonas".

"El abandono de las tierras de cultivo ante la falta de rentabilidad, la orografía y la composición arenosa del suelo en algunas zonas que posibilita la excavación de madrigueras, son algunas de las causas de la rápida reproducción de estos lagomorfos, cuyos efectos negativos sobre los cultivos de los agricultores de la zona se repiten desde hace muchos años con mayor o menos intensidad", añadió.

Al respecto, desde la Unió explicaron que las medidas tomadas durante años pasados para disminuir el número de este tipo de mamíferos, tales como "la caza utilizando rapaces o la permisión de la caza cinegética en las zonas más afectadas", disminuyeron en un principio la población de estos animales, sin emabrgo, apuntaron, "los niveles actuales de población han aumentado de nuevo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies