La Unió logra reducciones fiscales para los agricultores de la provincia en la renta

Actualizado 28/04/2011 12:15:44 CET

CASTELLÓN, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Unió de Llauradors se ha congratulado este jueves de las "importantes" reducciones fiscales conseguidas para los agricultores y ganaderos de la provincia de Castellón en la declaración de la renta de este año a tenor de la normativa publicada por el Ministerio de Economía y Hacienda en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La Orden EHA/1034/2011, que aparece publicada en el BOE, reduce para el periodo impositivo 2010 los índices de rendimiento neto y el índice corrector por piensos adquiridos a terceros aplicables en el método de estimación objetiva del IRPF para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales.

Se rebaja así el índice corrector por piensos adquiridos a terceros aplicable a las actividades ganaderas y con carácter excepcional para el período impositivo de 2010 queda fijado en el 0,65, según ha informado la asociación agraria en un comunicado.

La mayor parte de cultivos de Castellón ven rebajado su módulo fiscal para este año entre un 50 y un 80 por ciento sobre el que tenían. Así, por ejemplo los cítricos pasan del 0,26 al 0,09, los frutales del 0,37 al 0,13, las hortalizas del 0,26 al 0,09 (en algunos casos aún baja más), el olivo del 0,32 al 0,16 o la almendra del 0,26 al 0,05.

A pesar de todo lo anterior, la Unió considera que hay olvidos "imperdonables" como es el caso de la apicultura, "que no tiene reducción fiscal, ni tampoco la avicultura o el porcino en integración, sistema mayoritario en la provincia de Castellón".

La Unió de Llauradors presentó hace unos meses a los ministerios de Medio Rural y Economía y Hacienda un completo informe para que el Gobierno aprobara reducciones fiscales para los diferentes sectores agrícolas y ganaderos de la Comunitat Valenciana que sufrieron a lo largo del pasado año multitud de circunstancias de extraordinaria índole, desde climatológicas hasta plagas y enfermedades; así como crisis de precios e incremento generalizado de los costes de producción.

El informe de la organización agraria estudiaba los costes productivos de cada cultivo y concluía que actualmente se está en márgenes "negativos" de rentabilidad en la mayor de cultivos y subsectores ganaderos y que, por tanto, se precisaba una adecuación de los índices de rendimiento neto de las actividades agrarias a la realidad.

La Unió argumentaba en su informe que los ingresos que perciben los agricultores y ganaderos bajan o se mantienen y su capacidad negociadora en la cadena agroalimentaria es "prácticamente nula", ya que el precio de su producto viene impuesto por intermediarios.

Por otra parte, según la asociación, los precios de los inputs tienen una "clara tendencia alcista" -electricidad, gasoil, fertilizantes, fitosanitarios, plásticos, piensos, entre otros- y se siguen suprimiendo las reducciones del 15 por ciento por compra de plásticos o fertilizantes y la del 35 por ciento del gasoil.

En este sentido, -ha añadido- el productor "tampoco tiene capacitad negociadora sobre los precios de los inputs, con el agravante de no poder repercutir los incrementos de los costes de producción al resto de la cadena agroalimentaria".

En definitiva, -ha concluido la organización agraria- "el agricultor y ganadero no tienen capacitad negociadora ni en el precio de su producto ni en los precios de los costes de producción, lo cual le provocaba una injusta presión fiscal o, lo que es el mismo, una presión fiscal encubierta, y la aprobación del Gobierno de esta importante rebaja fiscal acredita los argumentos esgrimidos por la Unió".