València amanece con pupitres vacío para denunciar la destrucción de escuelas en Siria por la guerra

Sillas vacías por Siria en València
SAVE THE CHILDREN
Publicado 13/04/2018 13:10:20CET

VALÈNCIA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

València, junto a otras ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla y Bilbao, ha amanecido este viernes con pupitres vacíos que simbolizan las consecuencias de los siete años de conflicto sirio que impiden a unos dos millones y medio de niños ir al colegio, y ha dejado escuelas inservibles o destruidas por completo.

Está escenografía se enmarca en la campaña de Save the Children que ha lanzado bajo el lema, #NuncaSerán, para denunciar que, sin educación, los niños sirios jamás podrán tener un futuro.

Desde mediados del año pasado, los niveles de violencia en Siria, lejos de reducirse, están aumentando de forma alarmante, especialmente en las llamadas "zonas de distensión", establecidas como seguras para los civiles.

Hospitales y escuelas siguen siendo objetivo de los bombardeos, según la ONG que ha detallado que en zonas como Guta, más de 60 escuelas han sido destruidas durante los dos primeros meses de 2018 y más de 57.000 niños han perdido la oportunidad de ir a clase. Las escuelas que siguen en funcionamiento no tienen electricidad ni gas, han tenido que trasladarse a los sótanos y solo abren un par de horas al día.

Save the Children ha realizado una encuesta con cerca de 2.000 niños de entre cinco y 11 años en el noreste de Siria que demuestra que los siete años de guerra están dejando unas secuelas irreparables en la educación de los niños. Más de un tercio de los alumnos de entre nueve y 11 años tienen un nivel de lectura de un niño de cinco años; casi la mitad de estos niños no pueden resolver un problema de matemáticas que normalmente se enseña a niños de cinco años e incluso algunos ni siquiera son capaces de reconocer las letras y los números.

"El acceso a la educación durante un conflicto ofrece a los alumnos un importante resguardo y sensación de estabilidad. La seguridad en las escuelas ayuda a mitigar los efectos psicológicos de la guerra y protege a los niños además de las redes de trata y de ser reclutados por grupos armados", ha explicado el director general de Save the Children, Andrés Conde.

Save the Children exige a la Unión Europea que se comprometa con la infancia siria y defienda sus intereses y derechos en todas las reuniones y negociaciones que se siguen celebrando sobre el conflicto. La UE debe asumir un papel protagonista y responsable con la infancia siria comprometiéndose a liderar una respuesta centrada en la protección de la infancia siria tanto dentro como fuera de su país, abrir sus fronteras y establecer planes de acogida para los niños refugiados, especialmente para los que están solos.

Asimismo insta a que las escuelas dejen de ser objetivos militares en Siria y garantizar que se lleve ante la justicia a quienes violen los derechos de la infancia mediante investigaciones independientes sobre todos los ataques a colegios y hospitales y el resto de violaciones del Derecho humanitario internacional.