Valencia.-Barberá pide al Gobierno central "más efectivos" ante "el aumento de la violencia" y "gravedad" de los delitos

Actualizado 03/06/2006 21:15:20 CET

VALENCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, reclamó hoy al Gobierno central "más efectivos y coordinación en materia de seguridad, así como un endurecimiento de las penas para determinados delitos como el secuestro exprés o el robo de vivienda con ocupantes" para alcanzar a un mayor número de población y luchar de una manera eficaz contra "el aumento de delitos y el aumento de la violencia en los delitos, que en estos momentos preocupa a todos los españoles", según informaron fuentes municipales.

Barberá realizó estas declaraciones durante su intervención en la reunión Intermunicipal del Partido Popular que se celebra en Marbella hoy sábado, y que ha estado dedicada a la Seguridad Ciudadana.

La primera edil comenzó su alocución señalando que "el miedo ha entrado en las casas de los españoles pero los socialistas niegan esa realidad", y citó ejemplos como "el horror que se vivió en Madrid de un secuestro exprés cada dos días, o el drama de los 66 asaltos en chalés o casas rurales todos los días en la Comunitat Valenciana".

Ante esta situación, Barberá planteó que "hay que modificar las leyes y sacar adelante la propuesta del Partido Popular para reformar el Código Penal endureciendo las penas para estos delitos". "Hemos de abanderar la defensa de la seguridad porque tenemos un gobierno que hace dejación de sus funciones", expresó.

En el caso concreto de la Comunitat Valenciana, recordó que "la inseguridad ciudadana es el problema que más preocupa a los valencianos detrás de la inmigración" pero, frente a ello, el Gobierno central "responde provocando agravios comparativos y enfrentamientos, ha enviado agentes a Cataluña --donde el tripartito pidió que la Guardia Civil se replegara del territorio-- cuando el Gobierno valenciano pedía lo mismo hace meses".

Al respecto, puntualizó que en Cataluña hay un agente por cada 355 ciudadanos, mientras en la Comunitat Valenciana hay 1 por cada 503 ciudadanos, es decir, dijo, "que son necesarios 3.000 efectivos para equiparar la Comunitat Valenciana a Cataluña".

"Este es el interés que tiene Zapatero por resolver este problema" manifestó Rita Barberá, "mientras, los ayuntamientos tenemos que tomar la iniciativa, haciendo grandes esfuerzos por aumentar la plantilla de Policía Local, y que quede claro que según la Ley, es a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a quienes corresponde la función de mantener la seguridad y proteger al ciudadano".

POLICÍA DE BARRIO

"Valencia lleva a gala ser la primera ciudad española que implantó la Policía de Barrio", destacó la alcaldesa, "un modelo basado en la cercanía y colaboración con los vecinos, que hemos venido reforzando con la incorporación de 380 agentes y la aplicación de las últimas tecnologías".

La Policía de Barrio, explicó, trabajaba en coordinación con la Policía de Proximidad creada por el Partido Popular, "pero los socialistas, al llegar al Gobierno, han desmantelado este modelo preventivo para dar paso a una policía reactiva que actúa una vez se ha producido el delito --cuando el mal está ya hecho-- y que ha dejado de patrullar por las calles".

Criticó, asimismo, que "desde la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero al Gobierno, la Policía Nacional ha dejado de colaborar con la Policía Local, como en el llamado Plan M.A.S. puesto en marcha hace unos años por el Consistorio valenciano y que significa más presencia policial, más asistencia a los vecinos y más seguridad calle a calle, en zonas bien delimitadas de la ciudad, donde se asegura la presencia policial las 24 horas".

En definitiva, lamentó "la política partidista e insolidaria que ha traído como consecuencia un aumento de la delincuencia", y planteó "que desde los municipios, provincias y comunidades autónomas exijamos al Gobierno Central más medios policiales y mayor presencia de los agentes en nuestras calles, más coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Los españoles, argumentó, "tienen que estar seguros de que el Partido Popular seguirá luchando contra la inseguridad ciudadana, y desde los ayuntamientos populares, exigiremos a Zapatero la máxima implicación porque nuestros vecinos merecen un gobierno que les permita vivir y dormir tranquilos".