El Síndrome de Apnea es la alteración más frecuente que trata la Unidad de Trastornos del Sueño de Gandia

Actualizado 04/10/2008 19:07:05 CET

VALENCIA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Síndrome de Apnea-Hipopnea del Sueño (SAHS) es la alteración más frecuente que se trata en la Unidad de Trastornos del Sueño del Hospital de Gandia (Valencia), ya que cerca del 90 por ciento de las enfermedades relacionadas con el sueño tratadas en el centro corresponden al SAHS, informó la Generalitat en un comunicado.

Esta alteración consiste en paradas respiratorias que se producen durante el tiempo en que los afectados permanecen dormidos y que tienen más de diez segundos de duración. Estas paradas suelen terminar en ronquidos seguidos de reanudaciones de la respiración y acompañados de un aligeramiento de la fase de sueño o micro-despertar. Se suelen manifestar también movimientos de piernas o sacudidas corporales.

La tipología más frecuente de los pacientes que padecen apneas son varones en edad adulta con sobrepeso u obesidad, en los que el ronquido con o sin apnea suele ser el primer síntoma de alarma. No obstante, se trata de una alteración del sueño que también puede aparecer en niños y mujeres.

Los pacientes no suelen percibir estos trastornos por sí mismos, suele ser la pareja o sus familiares quienes aprecian los síntomas como crisis de ahogamiento, ronquidos o movimientos corporales bruscos.

Las consecuencias directas del SAHS son un mal descanso nocturno. Las paradas respiratorias son las responsables de que el sueño sea superficial y poco reparador dejando al paciente cansado, con excesiva somnolencia diurna que puede darse en tareas cotidianas como trabajando o conduciendo creando situaciones de riesgo. Otras de las repercusiones de la apnea son dolores de cabeza, disminución en la atención, alteraciones en la actividad sexual y, a medio o largo plazo, problemas cardio-vasculares.

MÁS DE 343 ESTUDIOS DEL SUEÑO EN 2008

Para diagnosticar éste y otros trastornos del sueño, el Servicio de Neurofisiología realiza la polisomnografía o estudio del sueño. Se trata de un registro monitorizado del sueño, de ocho horas de duración como mínimo, donde se miden diferentes parámetros biológicos a través de sensores y electrodos distribuidos por todo el cuerpo. Estos estudios comenzaron a realizarse en el año 2000 en el Hospital de Gandia y, desde principio de este año, ya se han realizado 343 polisomnografías.

Generalmente el registro se realiza por la noche, aunque también se puede hacer por el día en determinadas enfermedades. El paciente llega a la habitación hacia las 22 horas y enfermeros especialmente formados se encargan de poner los diferentes sensores y electrodos al paciente. En los monitores se registra el electroencefalograma, la respiración, movimientos corporales, ronquidos y contenido de oxígeno en sangre, entre otros datos. Además, simultáneamente se graba en vídeo la imagen de la habitación.

Durante todo el registro, los enfermeros se encargan de vigilar y controlar el proceso y hacia las 6 o 7 horas de la mañana se le despierta, se le retiran los sensores y el paciente puede seguir con normalidad las tareas diarias. En esta prueba, que debe llevarse a cabo en un hospital y de forma vigilada, no se interviene sobre el sueño del paciente ya que éste debe ser natural y no inducido por fármacos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies