La Unió detecta daños por las lluvias en la cosecha de frutas de verano además de los provocados por pedrisco

Actualizado 19/05/2008 15:28:32 CET

VALENCIA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Unió-COAG ha detectado daños por las lluvias caídas en la provincia de Valencia en la cosecha de frutas de verano además de los provocados por el pedrisco, que han afectado principalmente a las comarcas del Camp de Túria y los Serranos las más afectadas. Asimismo, en l'Horta Nord y la Ribera también se ha detectado "cierta incidencia de la piedra".

Según informó la organización agraria en un comunicado, las lluvias y el pedrisco de este fin de semana han provocado daños "de importancia" en los cultivos de hortalizas --principalmente a melones y sandías--, cítricos y viñas de las comarcas de Camp de Túria y los Serranos. Las localidades más afectadas son Vilamarxant en la primera de ellas y Losa del Obispo y Villar del Arzobispo en la última.

Otras comarcas donde también se detectó incidencia de la piedra, aunque en menor grado que las anteriores al estar "más localizada", fueron l'Horta Nord y la Ribera donde la fruta de verano se ve "afectada en un año ya con una merma considerable de cosecha".

Así, aparte del pedrisco, se observan daños por las lluvias en las cosechas de fruta de verano como la nectarina, el melocotón o la cereza, al tratarse de frutas "sensibles" cuyos efectos del agua provocan el rajado en la producción y posteriores problemas de comercialización. Según la organización, se observa "ya mucha fruta en los árboles con problemas de rajado pues la alternancia de lluvias persistentes con varios días de sol provoca esta incidencia".

Asimismo, advirtió de que la persistencia de la lluvia "podría provocar problemas en la uva de la comarca del Vinalopó" que, actualmente "está en periodo de floración y al acumularse tanta humedad existe el riesgo de no cuajar bien y verse afectada la calidad de la uva".

Sin embargo, para el resto de zonas de la Comunitat Valenciana las lluvias han sido "muy positivas y bien recibidas por el campo". El agua acumulada "está sirviendo para ahorrar bastantes riegos, para recargar los acuíferos, para limpiar los árboles ante posibles enfermedades y para incrementar el calibre del fruto que todavía no está maduro".

La Unió subrayó que la mayor parte de los daños de estas lluvias y pedrisco están cubiertos por el actual sistema de seguros agrarios. En el caso de los cítricos, "todos los agricultores que hubieran contratado durante el pasado año su seguro de cítricos han de saber que tienen cubierta la extensión de garantías hasta el próximo 15 de junio siempre y cuando suscribieran de nuevo la póliza", recordó la Unió.