UPA-PV cifra en un 80% el viñedo, cítricos, fruta de verano y almendros del interior afectados por la lluvia

Actualizado 19/05/2008 21:28:05 CET

VALENCIA, 19 May. (EUROPA PRES) -

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA-PV) afirmó hoy que las precipitaciones registradas este fin de semana en la provincia de Valencia, --en especial la tromba de agua y piedra caídas a primera hora de la tarde de ayer--, han dejado "completamente devastados" los campos de los municipios del sur de las comarcas de los Serranos y Camp de Túria y del norte de Foia de Bunyol, con unos daños medios del 80 por ciento, aunque en algunos casos se ha dañado prácticamente toda la cosecha.

Según indicó la organización agraria en un comunicado, concretamente en municipios como Villar del Arzobispo, Bugarra o Losa del Obispo, entre otros muchos de los alrededores, la lluvia y la piedra caída en poco más de una hora destrozó el 100% de la cosecha de la zona, preferentemente hortalizas, fruta de hueso, viñedo y almendros.

UPA-PV consideró que lo que "complica" la situación es que esta misma zona "ya padeció el año pasado las inclemencias meteorológicas, que causaron daños a más del 90% de la cosecha, con lo que las consecuencias para la agricultura de la zona son superiores y el desánimo entre el personal es aún mayor".

En la zona de Cheste, Pedralba o Villamarchante, la organización agraria ha contabilizado daños que van desde el 50 al 70% de la cosecha de frutas y en la mitad aproximada de los cítricos, naranja y mandarina principalmente.

La UPA-PV puso el acento en la importancia de los seguros agrarios, ya que "en la gran mayoría de las pólizas se contemplan indemnizaciones por granizo o piedra, como en esta ocasión, con lo que las consecuencias económicas para los profesionales del sector agrario, de tener un seguro acorde a la necesidad, no serán tan drásticas como podrían parecer con unos datos tan alarmantes".

La organización subrayó la importancia de "atender es a los periodos y plazos que regulan este seguro para que la cosecha esté en todo momento cubierto por el seguro".

La cantidad de lluvia caída el día de ayer en el interior de la provincia de Valencia fue superior a los 45 litros por metro cuadrado, que acompañado de piedra y granizo, "ha dejado los campos completamente devastados, sobre todo por el hecho de estar concentrada en poco menos de una hora y que la virulencia de la lluvia fuera considerable".