Vecinos de L'Horta (Valencia) piden paralizar la ampliación de la V-21 y reclaman un nuevo proceso participativo

Trazado del proyecto
PER L'HORTA
Publicado 05/11/2017 17:41:15CET

VALÈNCIA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Associació Per l'Horta de València ha reclamado la paralización del proyecto de ampliación de la V-21, en la entrada a la ciudad y "un nuevo proceso de participación ciudadana", porque considera que con la "renuncia" de la Generalitat al acceso norte al puerto de València es "obligatorio" modificar el plan que "respondía a necesidades que han desaparecido".

Los vecinos instan en un comunicado tanto al Gobierno autonómico como al Ayuntamiento a paralizar el procedimiento administrativo para este proyecto del Ministerio de Fomento, "ahora que aún no se ha expropiado el suelo", en referencia a la defensa de la huerta. Apoyan la paralización tanto Per l'Horta como las asociaciones de vecinos de Alboraia y València, y otras entidades como 'AE-Agró'

Per l'Horta cree que "sobran los motivos" para rechazar este proyecto y que "hay que mantener siempre la opción de abandonarlo" para destinar la inversión a otras infraestructuras "realmente necesarias".

Bajo este prisma, la organización ha subrayado que la ampliación de la V-21 "se justifica en la creación del acceso norte al puerto de València, para redistribuir el tráfico cuando se ejecute la conexión con él". Mientras, "la renuncia de la Generalitat hace necesario revisar las previsiones de tráfico hechas en 2013".

También apuestan por eliminar del proyecto de la estructura para el futuro paso del ramal oeste del nuevo acceso norte, bajo la autovía a la altura de la Patacona, pues lo ven "completamente innecesario". "La ciudadanía no entendería que, en un momento de dificultades económicas, se hiciera una gasto millonaria en un acceso que ahora no se va a utilizar".

MODERACIÓN EN EL "URBANISMO EXPANSIVO"

Respecto al proyecto publicado en 2014, los vecinos recuerdan que "el Plan General de Ordenación Urbana de València pretendía crear 17.000 viviendas más a costa de reclasificar 400 hectáreas de huerta". A su juicio, "este modelo de urbanismo expansivo se ha moderado de manera notable con los 'gobiernos del cambio' y los futuros planes PATH y Pativel, que implicarán la reducción de los terrenos urbanizables en el litoral y en la huerta".

En cualquier caso, los vecinos consideran que la revisión del proyecto de ampliación de la V-21 "debería marcar el inicio de una nueva política de la gestión de las infraestructuras, en la que se fomente la participación activa de la ciudadanía".