Los estudios de Hollywood quieren mostrar personajes fumando en sus películas infantiles

Pinocho fumando
DISNEY
Actualizado 30/04/2016 15:15:45 CET

MADRID, 30 Abr. (EDIZIONES) -

   Los responsables de los grandes estudios de cine, sus asociados comerciales y los propietarios de los teatros no quieren verse envueltos en ningún tipo de juego de dudosa moralidad. Por eso, en respuesta a una demanda colectiva, la MPAA ha llevado a la corte un comunicado para eximirse de culpa por la aparición de personajes fumadores en películas de calificación G, PG y PG-13.

    El pasado viernes la Motion Picture Association os America presentó un contrarrecurso a la Corte a raíz de una demanda colectiva presentada contra la entidad, la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros, Disney, Paramount, Sony, Universal y Warner Bros. alegando la negligencia de la calificación por edades, su falsedad y el incumplimiento del deber, al mostrar en películas para menores a personajes fumando.

   Citando a expertos en salud de las principales universidades, el demandante Timothy Forsyth y otros asociados alegan que, en caso de que un juez no dictamine una solución, hasta 3.2 millones de niños estadounidenses empezará a fumar prematuramente, y un millón de ellos morirán por enfermedades relacionadas con el tabaco, incluyendo cáncer de pulmón, enfermedades del corazón y enfisemas.

   El litigio se dirige a un sistema de calificación por edades vigente desde la década de 1960, cuando el por entonces presidente de la MPAA, Jack Valenti, realizó una reforma con el fin de 'autorregular' los códigos de moralidad. La MPAA defiende a través de encuestas la utilidad para los padres de la calificación por edades, y añade que desde 2007 el tabaco ha sido un factor determinante en la misma.

UNA CUESTIÓN DE CALIFICACIÓN POR EDADES

   Sin embargo, los demandantes aseguran que no se hace lo suficiente, señalando películas como Transformers, Dos tontos muy tontos o Iron Man 3 como ejemplo de películas en las que el tabaco está presente, siendo recomendado para el público joven.

   Por el momento, los responsables de Hollywood tiene como objetivo anular una demanda que consideran un estrangulamiento de sus derechos protegidos por la Primera Enmienda sobre asuntos de interés público. De acuerdo con los documentos presentados, la demanda es "un intento equivocado para poner en duda principios de agravio básicos y fundamentales protegidos en la Primera Enmienda".

   De acuerdo con el informe de los estudios y propietarios de salas, las calificaciones son opiniones que "no deben aplicarse a preescribir los valores socialmente apropiados". Además añaden que nunca se ha especificado que en una película con calificación inferior a R significa que no aparezca el tabaco, y que por lo tanto no puede existir ninguna responsabilidad por una mala interpretación de los hechos.

    Del mismo modo, los estudios y teatros sí reconocen que el consumo de tabaco por parte de menores de edad es un importante problema de salud pública, pero afirman que la cadena causal entre las clasificaciones de películas y el tabaco entre los jóvenes es "demasiado atenuada y especulativa para apoyar daños".

   Además, los demandados de Hollywood han advertido al juez que, en caso de no retirarse la demanda, próximamente podrían verse obligados a dar a todas las películas una calificación para adultos cuando incluyan "consumo de alcohol, juegos de azar, deportes de contacto, intimidación, consumo de refrescos y alimentos grasos o conducción a alta velocidad".

Sensacine
Estrenos de cartelera
Bajo El Sol
Bajo El Sol
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies