La fiera de mi niña, el clásico de Cary Grant y Katharine Hepburn, cumple 80 años

La fiera de mi niña
CORDON PRESS
Actualizado 18/02/2018 10:50:22 CET

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Fue la segunda vez que Cary Grant y Katharine Hepburn trabajaron juntos en la gran pantalla después de Sylvia Scarlett en 1935. La fiera de mi ñiña, dirigida por Howard Hawks y que cumple 80 años, no tuvo gran éxito tras su estreno, aunque en a día de hoy se ha convertido en un clásico incontestable.

La película presenta por un lado al Doctor David Huxley, un paleontólogo con muchos planes a corto plazo, y una excéntrica Susan Vance que le pone más de una traba en su camino. Durante sus 102 minutos de duración, ambos personajes pasan por una serie de situaciones extravagantes involucrando leopardos, detenciones policiales o incluso un hueso de dinosaurio desaparecido.

Aunque La fiera de mi niña contó con un reparto de lujo y una dirección cómica experta, no tuvo la acogida en taquilla que se esperaba cuando se estrenó en 1938. Con una guerra cada vez más próxima en Europa, y la Gran Depresión todavía presente en EEUU, los cinéfilos buscaban evadirse de todo ello a través del cine. En este caso, y a pesar de que la trama no tenía tantas referencias al convulso contexto de aquellos años, el guión -y especialmente sus diálogos- pudo resultar demasiado imaginativo e intelectual para el público del momento.

Aunque contaba con muchas situaciones inventadas con el objetivo de mantener el humor y arrancar las carcajada del público, muchas otras estuvieron basadas en hechos reales. Según Jack Haley Jr., quien escuchó la historia de primera mano de Cary Grant, la escena en la que pisa la cola del vestido de Hepburn arrancando parte del mismo, ocurrió de verdad. Fue en el Roxy Theatre de Nueva York, donde enganchó el vestido de una mujer con una de las cremalleras de su traje. Le contó a Hawks la anécdota, y éste luego utilizó la idea para la película.

Según el director, también contó con algunos problemas a la hora de rodar, como conseguir que Hepburn dejara de sobreactuar en su vis cómica durante las primeras etapas de producción. "El gran problema es que la gente trata de ser graciosa", puntualizaba Hawks. Tuvo entonces que visitar al comediante Walter Catlett, que finalmente aceptó trabajar con él y ayudar a la actriz.

LOS PROBLEMAS DE KATHERINE HEPBURN

En el momento en que la película se encontraba en pleno proceso de creación, Katharine Hepburn tenía problemas con la productora RKO. Contaba con una gran fortuna y poca tolerancia hacia aquellos que intentaban minar su posición. Una vez que La fiera de mi niña comenzó a extender su presupuesto le presentaron un ultimátum. O tomaba parte en la película 'Mother Carey's Chickens' o compraban parte de su contrato, ante lo que escogió la segunda opción.

A pesar de no ser muy bien recibido en su día, el elenco de la película no dejó de lado la diversión para lograr su éxito. Hawks intentó recuperar la esencia de Hepburn que pudo ver en 'Mary of Scotland', igual que moldeó a Huxley, el personaje de Grant, con pinceladas de las personalidades de Harold Lloyd y John Ford. Con todo, La fiera de mi niña sigue deleitando al público 80 años después, demostrando una vez más que el buen cine no tiene fecha de caducidad.

Sensacine
Estrenos de cartelera
Bajo El Sol
Bajo El Sol