Los secretos mejor guardados de El padrino

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

La película se estrenó en 1972

Los secretos mejor guardados de El padrino

Marlon Brando, Francis Ford Coppola y Al Pacino en El Padrino
CORDON PRESS
Actualizado 20/11/2016 13:06:19 CET

MADRID, 20 Nov. (EDIZIONES) -

En 1972 se estrenó El Padrino, una de las películas más conocidas mundialmente. No sólo por su famosa banda sonora o por la cara de Marlon Brando como Vito Corleone que se ha impreso en miles de camisetas y carteles, sino porque es uno de los filmes de mayor calidad de toda la historia del celuloide. Su director, Francis Ford Coppola, cuidó cada centímetro del metraje, como demuestran las exhaustivas notas que él mismo tomó en los márgenes de su ejemplar de la novela homónima de Mario Puzo en la que se basa la cinta.

Todas esas anotaciones han sido desveladas el pasado 15 de noviembre, cuando salieron a la venta las copias exactas del volumen de El Padrino en el que Coppola preparó la película. El libro, que se titula The Goodfather Notebook, se puede adquirir por 50 dólares en Regan Arts.

Realmente Coppola ha afirmado que en principio quería "reducir el proyecto" porque era "demasiado comercial para mi gusto". Sin embargo, al leer la novela por segunda vez, ocasión en la que escribió la mayoría de las notas, le hizo cambiar de opinión y entregarse a la magnificencia de la película pues descubrió que la historia era "una metáfora del capitalismo americano a través de un gran rey con tras hijos".

El sistema de anotaciones que Coppola usó en su libro era similar al que utilizaba Elia Kazan, quien dividía cada escena en cinco partes: sinopsis, los tiempos, imágenes, tono, tramas y el núcleo. El director de El Padrino, creía -al igual que su admirado Kazan- que "una escena está en la película sólo si en ella tú expresas el núcleo".

Además, el director tenía otra forma de medir la relevancia de cada parte de la novela: "Cuánto más bolígrafos y subrayadores usara, la excitación por el libro más crecía. La cantidad de tinta que hubiese en una página me decía lo importante que era esa escena".

Por ello, las anotaciones eran vitales para traducir la novela a la pantalla. De hecho, eran tan importantes que Coppola afirmó que "el guión realmente era un documento innecesario porque podría haber hecho la película sólo con mi libro de notas".

Coppola reunió todas las ideas apuntadas en su libro de notas y que luego cobrarían vida en el rodaje, sentado en una mesa que se encontraba en una esquina de una café de North Beach en San Francisco. Allí, dijo, "estaba viviendo un sueño. Había mucho ruido, se hablaba italiano y caminaban chicas guapas. Era La Boheme".

Sensacine
Estrenos de cartelera
La Madriguera
La Madriguera
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies