Crítica | La chica del tren, un thriller de papel

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Crítica | La chica del tren, un thriller de papel

La chica del tren
DEAPLANETA
Actualizado 21/10/2016 10:36:19 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS - Israel Arias) -

Ya sean vampiros centelleantes, millonarios con extremos gustos de alcoba, revolucionarias heroínas de distopías adolescentes o profesores universitarios adictos a correr de museo en museo, lo cierto es que en su salto del papel a la gran pantalla los 'booms' literarios no suelen salir muy bien parados. La chica del tren, la novela de Paula Hawkins, es el último de los best-sellers en probar suerte en la cartelera con una adaptación que, con independencia de muchas o escasas bondades del libro en el que se basa, deja mucho que desear desde el punto de vista estrictamente cinematográfico.

Dirigida por Tate Taylor, responsable de la muy apreciable Criadas y señoras, La chica del tren mezcla infidelidades, violencia, sexo, alcohol y mentiras para armar un maderamen de presuntamente inquietantes tramas y sospechas que se van retorciendo artificialmente y que acaban resueltas de forma simplemente ridícula.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

El libreto de Erin Cressida Wilson, encargada de adaptar la millonaria novela de Hawkins y que a la hora de armar una historia turbadora y sórdida logró mejores resultados en, por ejemplo, la ya de por sí mejorable Chloe (2009) o Retrato de una obsesión (2006), se pierde en forzados flashbacks, beodas ensoñaciones y diálogos inverosímiles que se encargan de difuminar cualquier sensación de amenaza o verdadera tensión y convertir el thriller en una soporífera telenovela de sobremesa.

Y así, trufada de personajes reducidos a poco más que clichés con patas y embutida en un efectista y flojo corsé con hechuras de culebrón, avanza anodina e inconsistente la historia de La chica del tren. Una trama que, como su protagonista -una esforzada y desnortada, que no perdida, Emily Blunt- tan pronto se estanca como de repente se precipita, dando tumbos de un lado a otro, hacia su demasiado evidente resolución.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies