Aitana Sánchez-Gijón da vida a 'La rosa tatuada' del Tenessee Williams "más lorquiano"

Aitana Sánchez-Gijón y Carme Portaceli
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 14:47:44CET

   MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La actriz Aitana Sánchez-Gijón dará vida en el Teatro María Guerrero desde el próximo viernes 29 de abril a Serafina delle Rose, la viuda de la mítica obra 'La rosa tatuada' del Tenessee Williams "más lorquiano", tal y como ha destacado la directora del texto, Carme Portaceli.

   "Las obras de Williams que nos han llegado de Hollywood y que le convirtieron en un mito para nosotros le hacían más amable, pero yo creo que es más simbólico y más lorquiano, como se puede ver aquí", ha indicado Portaceli en rueda de prensa. 'La rosa tatuada' estará en cartel hasta el próximo 19 de junio.

   El autor estadounidense escribió en Barcelona, junto al mar, esta historia de inmigrantes, en un momento en el que estaba perdidamente enamorado de un joven italiano. Para la directora, este estado de ánimo queda reflejado en el texto, que habla "sobre todo de una cosa extraordinaria: la vida y la pasión".

   Serafina, una inmigrante italiana en Estados Unidos, ha perdido a su marido y decide idealizarlo hasta convertirlo casi en "un Dios pagano", lo que le genera el respeto de sus vecinos en una sociedad "moralizada". No obstante, tras conocer a Roberto, comenzará a "desmoronarse el gigante con pies de barro" que ha construido.

   Sánchez-Gijón defiende este personaje que primero "se encierra en una jaula a vivir un duelo eterno, pero afortunadamente su naturaleza salvaje acaba aflorando". La actriz ha reconocido que en esta ocasión sí ha usado como referencia un trabajo anterior: la película protagonizada por Anna Magnani.

   "Normalmente no veo otros trabajos porque me pueden condicionar, pero aquí sí, porque conectaba con esa parte italiana mía", ha señalado la actriz, de ascendencia italiana materna y que ha resaltado además la importancia de esto ante un texto "salpicado de expresiones" típicas de este país.

NUEVA ORLEANS POST KATRINA

   La actriz está acompañada por Roberto Enríquez, quien encarna al amante Álvaro, una "versión cómica" del marido ya muerto de Serafina. "Williams hizo algo muy inteligente: frente a ese superhombre idealizado, como un Curro Jiménez americano, pone de repente a alguien muy humano", ha señalado con humor.

   Alba Flores también tiene un papel como la hija de Serafina. "Estamos contando algo que tiene que ver con el amor y la fuerza de la vida. En mi caso, soy una niña que ya empieza a ser mujer y está conociendo el amor, quiere lanzarse a él pero su madre se lo pone muy difícil", ha explicado.

   La obra parte de una frase conocida del autor --"Hagamos una plegaria por todos los corazones salvajes que viven encerrados en jaulas"-- y, en esta ocasión, sitúa la acción en una Nueva Orleans "post-Katrina". "Es una historia que puede suceder hoy, el conflicto entre la realidad y el deseo siempre está ahí", ha añadido Portaceli.

TRADICIÓN VS MODERNIDAD

   Preguntada sobre si ese "conflicto" podría aplicarse también a los ciudadanos españoles hoy en día, Sánchez-Gijón ha aludido a un "inmovilismo" en política. "En estos últimos tiempos ha habido una reacción brutal de toda la ciudadanía, pero debido a un inmovilismo estamos en el Día de la marmota, y a ver como queda eso", ha indicado.

   En esta misma línea, Enríquez ha resaltado que "siempre ha existido este conflicto entre tradición y modernidad", poniendo como ejemplo el cambio en los nuevos diputados. "Ahora se critica el aspecto de algunos de ellos, pero antes ocurrió con la llegada del PSOE. Es algo que ha estado ahí, se rompe y se convierte en tradición, como una especie de mito de Sísifo", ha afirmado.

   En cualquier caso, ha concluido recordando que esta obra "tiene algo que se contagia, muy vital y con un mensaje positivo, que creo que en estos momentos es muy necesario. Hace falta un mensaje de esperanza y luminoso", ha concluido.