Àlex Rigola sobre Willy Toledo: "Su abandono de la obra ha afectado mucho. Espero poder trabajar juntos de nuevo"

Un enemigo del pueblo (Ágora)
EL PAVÓN TEATRO KAMIKAZE
Publicado 04/09/2018 16:29:45CET

   Parte del elenco lamenta "el riesgo" que sufre la libertad de expresión en España

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Pavón Teatro Kamikaze ha inaugurado la temporada 2018-2019 con la versión libre de Àlex Rigola de 'Un enemigo del pueblo (Ágora)' de Henrik Ibsen, que estará en el cartel hasta el 7 de octubre. "Ha afectado mucho a la obra que Willy Toledo no participe porque hubiera sido otra pieza y más cuando estoy proponiendo a los actores que se presenten con su mismo nombre", ha manifestado el director durante la presentación de la obra en Madrid este martes 4 de septiembre.

   Asimismo, ha expresado que su participación hubiera sido un ejercicio "interesantísimo" al haber dos personajes (uno que asume el personaje y otro que lo observa" y espera "poder trabajar juntos" en el futuro. El pasado 23 de agosto, fuentes del teatro confirmaron a Europa Press que el actor se desvinculaba de la obra por motivos de agenda.

   Rigola ha insistido en que el abandono por parte de Willy Toledo "no tiene ninguna relación" con la orden de detención que pesa sobre el actor, emitida este 4 de septiembre por un juzgado de Madrid. EL juez ha ordenado su detención y puesta a disposición de la justicia para el próximo 13 de septiembre.

   En este sentido, uno de los actores que participa en la obra, Israel Elejalde, ha mostrado su enfado con la detención de Toledo. "¿Por qué tenemos que meter en la cárcel ahora a Willy Toledo por decir una serie de cosas ofensivas supuestamente para alguien sobre la religión? Es absurdo, ridículo".

   Además, ha resaltado la importancia de la obra en un momento que, a su juicio, considera de "riesgo" para la libertad de expresión. "La pieza habla del sufragio universal pero principalmente habla de algo fundamental que está en riesgo: libertad de expresión y del derecho a poder decir cosas que a lo mejor no son aceptadas por la mayoría", afirma Elejalde.

   "Tenemos un montón de casos alrededor donde cada vez se nos presiona más para autocensurarnos por miedo a que se judicialice cualquier idea política o religiosa. No se puede decir ya casi nada sin que haya alguien que te denuncie y haya un juez que decida que eso puede ir a juicio y esto en lo artístico nos amputa las manos", ha manifestado el actor.

CONFLICTO ÉTICO

   La obra de Rigola presenta el conflicto ético entre el individuo y la sociedad que planteaba Henrik Ibsen en su obra. Nao Albet, Israel Elejalde, Irene Escolar, Óscar de la Fuente y Francisco Reyes protagonizan esta versión que, bajo el título 'Un enemigo del pueblo (Ágora)', lleva representándose desde el 29 de agosto en funciones previas. Su estreno oficial será el 5 de septiembre y la obra permanecerá hasta el 7 de octubre en funciones ordinarias en El Pavón Teatro Kamikaze.

   En esta versión libre a cargo de Rigola, una compañía de artes escénicas recibe una subvención pública otorgada por un partido político con ideales y acciones contrarias a su ética.

   En la obra de Rigola "no hay cuarta pared" por lo que el espectador "se convierte en protagonista" de la obra haciendo "del teatro un parlamento", ha apostillado el director.

   "Los actores transmiten la tensión entre ellos al público. Hay dos protagonistas: los actores y la platea, que es importantísima. Cuando a la platea se le da la palabra y la toma produce tensiones y discursos maravillosos, mucho más de lo que me pensaba, e ideas muy potentes y contrarias que crean otro protagonista, que es la platea", asegura Rigola.

   Así, el director traslada el conflicto moral y de intereses a la sociedad contemporánea ya que 'Un enemigo del pueblo(Ágora)' pone en cuestión la libertad real y de voto de los ciudadanos, al tiempo que plantea una defensa de la libertad de expresión, la duda y el derecho a discrepar sobre las verdades aparentemente inamovibles.

   En palabras del propio Rigola: "Es legítimo votar pensando más en los intereses propios que en el bien común? ¿Tengo derecho a vender mi voto? Si eso es lo que pretendo, ¿debo ser privado de ese voto? ¿Cuántas veces nos está permitido desviar la mirada ante una injusticia a cambio de no perder el trabajo o herir a una persona o perder una posicióno arriesgar nuestro físico?"

Contador