El arte del reciclaje en las cumbres del Everest

De basura a tesoro: los desechos del Everest se convierten en arte
REUTERS
Actualizado 27/11/2012 11:47:51 CET

KATMANDÚ, 27 Nov. (Reuters/Ep) -

Quince artistas nepalíes se encerraron durante un mes con una pila de 1,5 toneladas de basura recogida del Monte Everest. Cuando salieron, habían transformado la basura en arte.

Las 75 esculturas, incluyendo una de un yak y otras de campanas de viento, se elaboraron con botellas de oxígeno vacías, botes de gas, latas de comida, tiendas de campaña rotas, cuerdas, crampones, botas, platos, escaleras de aluminio y bolsas de plástico rotas abandonados por los escaladores durante décadas en las laderas de la montaña más alta del mundo.

Kripa Rana Shahi, director del grupo de arte Da Mind Tree, dijo que esculpir, y la resultante exposición en Katmandú, la capital de Nepal, tuvo como objetivo difundir una mayor conciencia sobre mantener limpio el Monte Everest.

"El Everest es nuestra joya de la corona en el mundo", dijo Shahi. "No deberíamos menospreciarlo. La cantidad de basura que hay perjudica nuestro orgullo".

Casi 4.000 personas han escalado los 8.850 metros de altura del Monte Everest, muchos de ellos varias veces, desde que fuera encumbrado por primera vez por los neozelandeses Sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay en 1953.

Aunque los escaladores tienen que depositar 4.000 dólares (unos 3.084 euros) al gobierno, que es devuelto sólo después de aportar pruebas de haberse llevado la basura generada por ellos mismos en la montaña, los activistas dicen que es difícil ejercer un control eficaz.

Los escaladores que regresan de la montaña dicen que sus laderas están llenas de basura que queda enterrada con la nieve en invierno y sale a la luz cuando se derrite en verano.

La basura utilizada en las obras de arte fue recogida de la montaña en 2011 y a principios de este año por sherpas y transportada por manadas de yaks.

Los yaks están conmemorados en una obra. En otra, bombonas vacías de oxígeno están apiladas en un marco de metal imitando unas ruedas de oración budista.

Otra, de la pintora Krishna Bahadur Thing, es un mandala tibetano que muestra la ubicación del Monte Everest en el universo, hecha con piezas amarillas, azules y blancas de desechos de latas de cerveza, de comida y otros metales en un tablero redondo.

Los visitantes dijeron que estaban asombrados por la forma en que productos de desecho se convierten en objetos útiles.

"Esto demuestra que cualquier cosa puede ser utilizada de una forma artística y nada se desperdicia en el arte", dijo Siddhartha Pudasaini, estudiante de 18 años de Bellas Artes.

Las obras están a la venta por un precio de entre 15 y 2.300 dólares. Parte de la recaudación se destinará a los artistas y el resto a la Asociación de Participantes en la Cumbre del Everest (ESA), que patrocinó la recogida de basura de la montaña, dijeron los organizadores.

"Es vergonzoso la basura que hay en el Everest. Aquí estamos tratando de convertirlo en oro", dijo a Reuters el director de la ESA, Wangchu Sherpa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies