CaixaForum Madrid pone en valor la intimidad con los 'espacios privados' de Adolf Loos frente al "exhibicionismo" actual

388626.1.644.368.20180327173109
Vídeo de la noticia
Publicado 27/03/2018 17:31:09CET

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

CaixaForum Madrid acoge, desde este miércoles 28 de marzo hasta el 24 de junio, la exposición 'Adolf Loos. 1870-1933. Espacios privados', que pone en escena la revolución estética del arquitecto vienés, uno de los pioneros del movimiento moderno, y recupera el valor de la intimidad y privacidad del hogar en un momento de "exhibicionismo de los medios y las redes sociales".

Así lo ha hecho saber la comisaria de la muestra, Pilar Parcerisas, en rueda de prensa con motivo de la presentación, este martes 27 de marzo en Madrid. "Loos no era solo un arquitecto, si no un pensamiento arquitectónico en sí que hacia falta reconocer en estos momentos", ha señalado.

La sala alberga más de 120 muebles concebidos y seleccionados por el vienés para sus espacios interiores y muestra una posición de Loos "diferente" y "radical" puesto que se rebeló contra los interiores burgueses y fachadas historicistas que consideraba "inútiles", e introdujo en Viena la cultura práctica que tenía la cultura americana a principios de siglo XXI, según ha explicado.

En este sentido, ha relatado que, para él, el apartamento constituía la esfera íntima y el refugio del individuo frente a la vida social, y en sus diseños de los espacios privados se encontraban valores como la intimidad, privacidad y el confort, conformando "nuevas formas de la cultura del hábitat". Así ha añadido que Loos fue quién creo los actuales "dúplex y lofts" al romper con los espacios tradicionales.

De este modo, recalca que una de la citas más "célebres" del arquitecto y que mejor resume su concepto del espacio es "La casa tiene que gustar a todos, contrariamente a la obra de arte, que no tiene que complacer a nadie. La obra de arte es un asunto privado del artista. La casa no lo es", con la que se confrontó a sus contemporáneos de la Secesión que "pretendían convertir la vida en arte".

A MENOS ORNAMENTO, MÁS EVOLUCIÓN

Por ello, la muestra, organizada junto al Museo de Diseño de Barcelona, hace hincapié en el uso que hacia Loos de los espacios interiores mostrando aspectos característicos del arquitecto como la utilización de superficies de texturas diferentes, el revestimiento de las paredes como materiales duros, la poca importancia de la fachada debido a su convencimiento de que de "cuanto menor ornamento, más evolución" y la distribución dentro de la casa de espacios femeninos (habitaciones, tocador) y espacios masculinos (biblioteca, despacho).

"Loos no cree en la figura del arquitecto como genio, si no como alguien que está al servicio de una persona que tiene que vivir en un espacio. Su obra arquitectónica era finalizada por quien la habitaba a través de sus experiencias ahí vividas", ha explicado.

En este contexto, Parcerisas ha establecido una comparativa entre Loose en el mundo de la arquitectura y Marcel Duchamp en el mundo del arte.Para ella, ambos han dejado una "huella equiparable" en sus respectivos campos.

"El trabajo de ambos permite que, a pesar del tiempo transcurrido, pueda ser considerado y redeconsiderado puesto que en ellos hay una cuestión conceptual", ha expresado para añadir que Loose "fue esa bisagra que marcó toda la dirección de la arquitectura moderna del siglo XX".

La exposición consta de seis ámbitos: Otto Wagner y la Secesión; la crisis del espacio doméstico, espacios masculinos y femeninos; forma y función del mobiliario; y los interiores: construir, habitar y usar, tradición y modernidad. En todas las secciones los interiores se presentan mediante la reproducción de fotografías de gran formato para transportar al visitante al interior de los espacios creados por Loos, además de dibujos, planos y maquetas.

Asimismo, finaliza con un ámbito dedicado a los exteriores, a las fachadas mínimas y a proyectos no realizados como el Chicago Tribune Column, referente relevante para la arquitectura posmoderna, y con un dibujo de un cubo que el arquitecto pidió incluir en su tumba y en el que mandó poner el epitafio "Adolf Loos. Liberó a la humanidad de trabajos inútiles".