Casi el 70 por ciento de los puestos de la Biblioteca Nacional están ocupados por mujeres

Trabajadoras de la BNE
BNE
Publicado 07/03/2018 19:09:51CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 62,97 por ciento de los puestos de la Biblioteca Nacional de España están ocupados por mujeres, según ha recordado este miércoles en un comunicado la institución, que también está dirigida por una mujer, Ana Santos Aramburo.

Tal y como ha señalado la BNE, durante los primeros 120 años de vida de la institución las mujeres tenían el acceso prohibido y sin embargo hoy ocupan la mayor parte de los puestos de responsabilidad.

En 1990, después de 50 directores hombres, Alicia Girón se convirtió en la primera Directora de la Biblioteca, cargo que han ocupado otras cinco mujeres durante un total de 18 años en estas casi tres décadas: Carmen Lacambra, Rosa Regàs, Milagros del Corral, Glòria Pérez-Salmerón y la actual cabeza visible, Ana Santos Aramburo.

Desde 2004, la Dirección ha estado exclusivamente ocupada por mujeres ya que, según señaló recientemente la actual directora, si el poder no se comparte, además de cometerse una injusticia, "la sociedad en conjunto se está perdiendo el talento de la mitad de la población", como recordó Santos el mes pasado en el Foro Liderazgo Femenino.

Asimismo, las mujeres están representadas en los grandes puestos restantes: Gerencia (Begoña Cerro), Dirección de División de Procesos y Servicios Digitales (Agnes Ponsati) y Subdirección Técnica (María Jesús Morillo).

Además, los departamentos dirigidos por mujeres son el doble de los que encabezan hombres, entre ellos algunos tan relevantes como Coordinación de Proyectos, Actividades Editoriales, Preservación y Conservación de Fondos, Adquisiciones e Incremento del Patrimonio, Bellas Artes y Cartografía, Música y Audiovisuales, Recursos Humanos y Materiales, la Biblioteca Digital o el Museo.

Respecto a los usuarios, las cifras actuales muestran que la proporción de carnés masculinos y femeninos en la Biblioteca es prácticamente la misma (50,74% de hombres y 49,26% de mujeres a finales de febrero). Por ello, desde hace ya unos años se emiten dos tipos de tarjetas identificativas: de lector y de lectora.

Además, la BNE destaca que a esta clase de gestos se unen iniciativas recientes como el Día de las Escritoras, un homenaje que se celebra anualmente para reivindicar la labor y el legado de las autoras a lo largo de la historia.

MARÍA ANTONIA GUTIÉRREZ BUENO, LA PIONERA

María Antonia Gutiérrez Bueno fue la pionera que en 1837 solicitó el acceso como lectora a las colecciones con el objetivo de documentarse para el Diccionario histórico y biográfico de mujeres célebres que preparaba.

El principal obstáculo se encontraba en las Constituciones de la Real Bibliotheca de 1761, que establecía que las mujeres únicamente podían acudir como visitantes, en días festivos y con un permiso especial.

Joaquín María Patiño, el entonces director de la ya denominada Biblioteca Nacional, le facilitó una sala en la planta baja, dando así un pequeño pero importante paso que la reina regente, María Cristina de Borbón, hizo extensivo a todas las mujeres. Por fin, en 1838 se reformó el artículo de las Constituciones que limitaba el carácter público de la institución.