Descubren una mezquita rural medieval, del siglo X, en La Vega de Antequera (Málaga)

Actualizado 02/02/2006 23:02:11 CET

ANTEQUERA (MALAGA), 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El investigador ceutí Carlos Gozalbes, miembro del Instituto de Estudios Ceutí y profesor de historia en el Instituto de Secundaria Ciudad de Melilla, ha descubierto en Antequera (Málaga) una mezquita rural medieval del siglo X, como consecuencia del estudio 'El Cortijo Las Mezquitas. Una mezquita medieval en la Vega de Antequera', que se presentará mañana, sobre las 20.30 horas, en dicha localidad.

El documento recoge que la Mezquita de la Vega, perteneciente al siglo X según la investigación, pudo tener relación con la rebelión del mozárabe Omar Ibn Hafsun contra el Califato de Córdoba a finales del siglo IX. Especialistas de prestigio internacional intervendrán en la presentación y comentarán importantes novedades sobre este "sorprendente" elemento del patrimonio arqueológico antequerano, incluyendo la probabilidad de que sea incluso más antiguo de lo que en principio se había planteado.

Hafsun, nacido en la zona de Ronda (Málaga), en principio fue un simple prófugo de la justicia a causa de una sucesión de delitos entre los que se encontraban el asesinato y el bandidaje. Con el tiempo se hace fuerte en la fortaleza de Bobastro y, junto con un numeroso grupo de mozárabes, su condición de fugitivo deriva en la de rebelde político, en el marco de una serie de disputas internas que afectaron al Califato en esos años.

El libro, que está subvencionado por la Junta y el Ayuntamiento antequerano y se presentará mañana en un acto en el que estarán presentes el alcalde de la localidad, Ricardo Millán; el director general de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, Jesús Romero; el arqueólogo municipal, Manuel Romero, y el propio autor, es la base para la presentación de una nueva, inédita y monumental mezquita rural medieval que constituye una novedosa aportación al conocimiento del mundo andalusí.

Manuel Romero explicó que "la alianza de una serie de casualidades han provocado que un edificio de tales características, haya estado totalmente desconocido hasta el presente, pero no cabe duda de que su estudio nos abre nuevos caminos a la investigación y nos documenta un nuevo elemento de primera categoría para nuestro patrimonio, tanto por sus características históricas y artísticas, como por su buen estado de conservación, embutido y enmascarado en las ruinas de un moderno cortijo".

"El hallazgo de esta mezquita --añadió-- ha sido considerado por los especialistas del mundo andalusí como uno de los más importantes de los últimos 50 años", a lo que agregó que "se puede considerar que lo único que le falta al edificio es su cubierta original y el alminar o torre adosada desde donde se llamaba a la oración". Según los datos aportados por el arqueólogo municipal, la mezquita forma un cuadrado casi perfecto de unos 900 metros cuadrados, construida con sillería a soga y tizón, con contrafuertes externos muy parecidos a los de la mezquita cordobesa en su primera fase.

El espacio interior se divide en dos partes que seguramente fueron de iguales dimensiones: una zona cubierta (la sala de oración o haran) y otra abierta (sahn). Al mismo tiempo, señaló que aunque toda la zona interna del muro de la qibla en la parte en que se debió situar el mihrab (nicho que marca la orientación a donde dirigir las plegarias y rezos), está remodelada, parece marcarse con bastante precisión el límite rectilíneo marcado por el alfiz.

El mihrab del edificio se situaba en una orientación de unos 147º. La orientación de la mezquita supone un SE casi puro, "característica que parece acercarnos a la época califal", concluyó.