Un Don Quijote ecologista, que lucha contra la pornografía, protagoniza el montaje de Savary en los Veranos de la Villa

EP
Actualizado 08/08/2008 18:39:52 CET

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un Don Quijote ecologista, que lucha contra la depravación y la pornografía actual que ostenta el 'Moulin Rosa', protagoniza el espectáculo 'Don Quijote y el Angel Azul' del dramaturgo francés Jérôme Savary, que se representa mañana y pasado en el escenario del Conde Duque dentro del festival 'Veranos de la Villa'.

La fémina protagonista del espectáculo es Daysy Balle, apodada el ángel azul por su tendencia a creerse la reencarnación de Marène Dietrich. Ella es la actriz principal de revista en el 'Moulin Rosa', un lamentable cabaret, dirigido por un presentador timador que martiriza a su troupe.

El don Quijote de Savary, indignado por el cartel publicitario que muestra a una Daysy Balle "despechugada" en el ancestral paisaje de La Mancha, monta a Rocinante, acompañado de su fiel Sancho, y parte para París para atacar el profano molino y a su depravada vedette.

Así, Savary recupera el "espíritu quijotesco" del universal personaje de Cervantes, y llena el escenario de cabaret y música en un intento por acercar al público la filosofía "idealista" de este gran personaje de la Literatura que termina siendo "víctima de su propia gloria".

"El Quijote es uno de los libros más conocidos, pero uno de los menos leídos", señaló Savary, quien ha contado con Marta Ribera en el papel de Daisy Belle, Joan Crosas como Don Quijote y Frédéric Longbois como Sancho Panza para los principales papeles de este montaje al estilo del 'Magic Circus' que impera siempre en sus espectáculos.

UNA FÁBULA CON HUMOR E IMPROVISACIÓN

Un don Quijote que vive en un mundo de sueños y que tiene que salir de su casa-castillo porque van a construir un aeropuerto internacional con el nombre de 'Don Quijote' es otra de las premisas de este montaje, que pretende ser una fábula llena de épica, humor, ritmo y grandes dosis de improvisaciones, para diferenciarse de las "fotocopias" de los musicales 'made in USA', señaló el dramaturgo.

En esta misma línea, aseguró que un país que sólo monta obras de sus autores clásicos es un país "muerto culturalmente" y evitó hacer demasiados comentarios sobre la cartelera teatral española, aunque resaltó que hay buenos "autores dramáticos jóvenes", pero aquí también son muy "esclavos de las yanquiladas" en el género de los musicales, criticó.

"El futuro del teatro será crear espectáculos vivos, para evitar crear fotocopias de las propuestas de Broadway". "Estas fotocopias que tanto gustan, son el colmo de la falta de creatividad", denunció Jérôme Savary, quien ideó este montaje tras una noche de "vino blanco' y juerga en Madrid.

Junto a la novela de Cervantes, Savary utiliza la película el Ángel Azul de Sternberg, y asegura que entre ambas existen muchas "similitudes" y describe al Quijote como uno de los grandes "mitos" universales, que combate por "causas perdidas" y "sueña con un mundo ideal".

Esta fábula será la primera producción de La Boîte à Rêves, la nueva compañía de Jerôme Savary, que, después de 20 años a la cabeza de grandes teatros nacionales (Chaillot, Opéra Comique), regresa a los escenarios privados como en los tiempos heroicos de Cyrano, Cabaret y La Femme du Boulanger.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies