El Instituto Cervantes aporta los primeros 4.000 libros a la nueva biblioteca Miguel de Cervantes de Shangai

Actualizado 14/11/2007 16:40:30 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, entregó hoy en Shangai (China), ante los Príncipes de Asturias, la primera dotación de fondos -con un total de 4.000 libros- a la nueva Biblioteca Miguel de Cervantes en esa ciudad. El importe de este legado supera los 80.000 euros, abonados íntegramente por el Instituto Cervantes.

Don Felipe y doña Letizia presidieron el acto de apertura de la biblioteca, adscrita al Consulado de España (Sección Cultural) en la mayor ciudad china, con 13 millones de habitantes y considerada la capital económica del país. La biblioteca, de 125 metros cuadrados, dispone además de equipamiento informático cedido también por el Instituto Cervantes.

El Príncipe de Asturias afirmó que esta inauguración evidencia "la relación de amistad y cooperación cada vez más profunda que liga a nuestros dos países" y que la biblioteca Miguel de Cervantes "propicia el mayor acercamiento entre dos pueblos tradicionalmente muy alejados el uno del otro". Igualmente agradeció a las autoridades chinas "su interés y respaldo para que la lengua y cultura españolas puedan difundirse, como medio para fomentar la cercanía entre nuestros pueblos".

En opinión de la directora del Instituto Cervantes, la nueva biblioteca será un lugar para el diálogo de culturas, para la comprensión y para el intercambio de valores culturales y cívicos. Carmen Caffarel considera que los pueblos español y chino, pese a estar separados por miles de kilómetros, sienten simpatía recíproca y un interés de primer orden por sus historias y tradiciones.

AMPLIO Y VARIADO LEGADO FUNDACIONAL

Los fondos aportados por el Instituto a la biblioteca Miguel de Cervantes contienen una amplia selección de narrativa contemporánea en castellano, así como en las tres lenguas cooficiales en España, y numerosos libros de lengua y literatura española e hispanoamericana. El legado fundacional contiene, asimismo, ediciones críticas de los grandes clásicos en español y volúmenes de poesía de autores españoles e hispanoamericanos vinculados a la literatura oriental, como Octavio Paz.

También cuenta con un apartado de literatura femenina que abarca desde la Edad Media hasta nuestros días; diccionarios, enciclopedias y guías de viajes, así como numerosos DVD de cine en español y CD de música en todos sus géneros: clásica, flamenco, cantautores, jazz y pop.

Además de la colección bibliográfica, el Instituto Cervantes ha adquirido para Shangai una serie de grabados originales de artistas como Antonio Saura, Rafael Canogar, Juan Genovés o Lucio Muñoz.

La Biblioteca Miguel de Cervantes de Shangai está ubicada en el barrio de la "concesión francesa", antiguo enclave colonial de la ciudad, en el que conviven edificios de carácter europeo y otros típicamente orientales. Es el barrio de la cultura por excelencia, donde se encuentra, por ejemplo, la "Casa de los Artistas", el Instituto de Artes Dramáticas y numerosas galerías, cines y cafés.

EL ESPAÑOL EN CHINA

Antes de este acto, Carmen Caffarel se reunió con destacados hispanistas chinos, con los que se analizó la situación del español en la ciudad y cómo reforzar la colaboración entre el Instituto Cervantes y las 14 universidades que hay en Shanghái.

Entre éstas, destaca la Universidad de Estudios Internacionales, una de las dos mejores universidades chinas especializadas en la enseñanza de lenguas extranjeras, y con la cual el Instituto Cervantes ha firmado un acuerdo de colaboración para crear un centro que impulse el estudio del español.

En la zona de Shanghái y Nanking se detecta un rápido aumento de la oferta de cursos, según el Instituto Cervantes: al menos cuatro universidades privadas e institutos han abierto la especialidad de español en los últimos años.

El español se enseña actualmente en China como licenciatura en 40 centros universitarios públicos y privados, frente a las 11 universidades en las que se enseñaba hace apenas cinco años. La demanda de español crece año tras año. Por cada estudiante universitario matriculado en la asignatura de español, hay otros 60 aspirantes que desean inscribirse y que se quedan sin hacerlo, debido principalmente a la falta de profesores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies