Madrid acogerá en octubre una muestra con 25 de los mejores cuadros que Manolo Millares pintó en los años 60

Actualizado 31/07/2006 16:01:22 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Galería Guereta de Madrid acogerá los próximos meses de octubre y noviembre una muestra con 25 de los mejores cuadros que Manolo Millares pintó en la década de los 60, época en la que el artista canario entró en una nueva etapa creativa, con la arpillera como protagonista.

Se trata de unos cuadros a los que tituló con números y en los que aúna construcción y destrucción. Creaciones con abundante presencia de blancos y negros, que dejan ver la superficie de arpillera pero también agujeros y cosidos con sus cuerdas atravesando en muchos casos las perforaciones. Son las denominadas 'Composiciones con dimensión perdida'.

También a esta década pertenecen sus 'Homúnculos', definidos por el autor como "sombrajos de la redención humana", una representación del hombre en pleno proceso de desintegración.

Esta colección de cuadros, que corresponden a la etapa de Millares tras su influencia de Dalí y la abstracción onírica fruto de su admiración por Miró, durante años fue objeto consagrado de la ya desaparecida Pierre Matisse Gallery, que a lo largo del siglo XX apostó con fuerza por la nueva pintura española con especial hincapié en el grupo de pintores denominado El Paso.

Pierre Matisse, sobrino de Henri Matisse, adquirió una gran colección de Millares y a su muerte esta colección la compró Acquavella Galleries, que es quien ha cedido ahora estos cuadros para la exposición en Madrid.

INTENSIDAD DRAMÁTICA

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, Manolo Millares (1926-1972) es uno de los artistas más importantes del informalismo a nivel internacional. Su obra concilia la renovación formal con la intensidad dramática.

De su obra él mismo decía: "no me asusto si digo que mucho de lo que hago escapa a mi entendimiento. Y no me asusto porque, en rigor, no siento la necesidad de entender todo lo que pinto. Actúo con toda libertad y en un mundo deliciosamente extraño, desconcertante".