El Prado pone "en órbita" con una muestra a Agustín Esteve, el "mejor retratista cortesano" del siglo XVIII junto a Goya

Exposición El desafío del blanco. Goya y Esteve, retratistas de la Casa de Osuna
EUROPA PRESS
Publicado 16/06/2017 15:22:53CET

   MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Museo del Prado reivindica la figura del artista Agustín Esteve y Marqués con la exposición 'El desafío del blanco. Goya y Esteve, retratistas de la casa de Osuna', que incluye el 'Retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón', futura duquesa de Abrantes', adquirido por la pinacoteca con fondos de la donación Óscar Alzaga Villamil.

   El presidente del Patronato del Prado, José Pedro Pérez-Llorca, ha explicado este viernes 16 de junio durante la presentación de la muestra que esta obra ha sido adquirida gracias a la "magnífica donación" realizada por parte del coleccionista y completa la donación de Alzaga, que incluye también seis pinturas, que serán presentadas el próximo otoño o invierno.

   En concreto, esta exposición, que podrá visitarse desde el próximo martes 20 de junio y hasta el 1 de octubre en las salas 37 y 38 del edificio Villanueva, incluye un total de 14 obras, de las cuales ocho fueron realizadas por Esteve y tres por Goya, a las que se suman dos aguadas del artista contemporáneo Guillermo Ducker y una fotografía de Jean Laurent de un retrato realizado por Goya.

   Alzaga, a quien Pérez-Llorca se ha referido como un "filántropo y amante de arte" y que se describe a sí mismo como un coleccionista "de segunda división", ha destacado que con esta muestra el Prado "pone en órbita" a un pintor a quien no se ha prestado la "suficiente" atención.

   Además, el que fuera catedrático y abogado, ahora jubilado, ha destacado que esta obra tiene la "vocación de pasar a una sala pública", por lo que celebra que el Prado haya conseguido que forme parte del "patrimonio colectivo".

   La comisaria de esta exposición, Virginia Albarrán, ha resaltado que Esteve está presente en casi todas las colecciones de las familias cortesanas del siglo XVIII y ha lamentado que su obra ha despertado "más interés" entre coleccionistas en su mayoría americanos que entre "los historiadores españoles", lo que hace "difícil" encontrar sus obras.

   Albarrán ha reivindicado tanto su lugar entre los estudios de arte como el reconocimiento de la "paternidad" de obras que siguen estando atribuidas a Goya. De hecho, una de las obras que forma parte de esta exposición, el retrato de Francisco de Borja Téllez-Girón, futuro X duque de Osuna, Agustín Esteve, perteneciente a la Colección Masaveu, que fue considerado uno de los retratos "más finos" de Goya.

EL RETRATO INFANTIL "MÁS SINGULAR"

   En referencia al 'Retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón', ha señalado que se trata del "retrato infantil más singular del siglo XVIII español", "único desde el punto de vista iconográfico" y con "una gran modernidad a la que ni siquiera llegó Goya en sus retratos infantiles".

   El uso del blanco se convirtió en un "reto" para los artistas de finales del siglo XVIII, porque entonces se puso de moda entre las mujeres el uso de la muselina blanca, una tela muy fina y transparente que puso "a prueba" a los pintores. En este ejemplo, ha indicado que Esteve "se superó a sí mismo" con una "pincelada sutil y sin apenas materia pictórica".

   Asimismo, ha destacado que en esta obra se aprecian influencias de Velázquez, en la inspiración del espacio, así como en la melena ondulada y la pierna, que remiten a 'El pastor', de Murillo. Respecto al magnetismo de su mirada, la comisaria ha señalado que hay cierta "transgresión" porque estaba colgado en su habitación.

   En cuanto a la familia, el matrimonio de Pedro de Alcántara Téllez-Girón (1755-1807), futuro IX duque de Osuna, con su prima María Josefa de la Soledad Alonso-Pimentel (1752-1834), condesa-duquesa de Benavente, fundió dos de los linajes nobiliarios más antiguos, extensos y ricos de España y dio lugar a una familia de inquietudes culturales y artísticas.

   En palabras de la comisaria, destaca especialmente la figura de "matriarca" de la condesa-duquesa de Benavente, que además del amor que demostró a su familia destacó por aplicar "modernas teorías de educación" y por no diferenciar las enseñanzas entre los varones y las mujeres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies